Lima. La guerrillera estadounidense Lori Berenson, que salió en libertad condicional la semana pasada al cumplir 15 de 20 años en prisión, solicitó a Perú la conmutación del resto de su condena y así permitir su expulsión a Estados Unidos, dijo el domingo el Gobierno de Lima.

Berenson, de 40 años, pidió además en su solicitud enviada al presidente peruano Alan García perdón al país andino, cuya justicia lo condenó a 20 años de prisión por colaborar con el grupo rebelde Movimiento Revolucionario Túpac Amaru (MRTA).

Su puesta en libertad generó polémica y rechazo en varios sectores políticos y la población de esta nación, que vivió la violencia rebelde de grupos izquierdistas durante las décadas de 1980 y 1990 con atentados y asesinatos casi a diario.

Víctor García Toma, ministro peruano de Justicia, dijo que la conmutación de la condena a la guerrillera estadounidense fue una propuesta del Gobierno, coordinada luego con la embajada de Estados Unidos en Lima y la defensa de Berenson.

"La señora Berenson ha entregado este documento pidiendo perdón al país y solicitando (la conmutación) al Presidente de la Repúlica", afirmó el ministro a la radio local CPN.

La conmutación "da por cumplida su condena y por tratarse de una extranjera inmediatamente es expulsada del país", dijo.

"El presidente (García) queda en plena libertad en adoptarla o asumir otra decisión", agregó el funcionario.

El pedido de conmutación de la condena de Berenson se conoce en vísperas de que el presidente García iniciará una visita oficial a Estados Unidos, donde se reunirá con el mandatario Barack Obama el 1 de junio.

El ministro de Justicia dijo que en la agenda de García y Obama no está en caso de la guerrillera estadounidense.

Rechazo de la población. Desde que fue liberada, los vecinos del edificio donde ahora vive Berenson, ubicado en un barrio residencial de Lima, han protestado por su presencia y han hecho vigila en la noches con velas pidiendo su expulsión del país.

"La presencia de esta persona genera una situación de aspereza, de indignación, de rechazo de la población y de alguna manera pone en peligro incluso hasta su propia integridad física", dijo el ministro de Justicia.

Berenson, quien tiene un hijo de 1 año llamado Salvador y que vivía con ella en el penal, debe cumplir su condena bajo palabra y en libertad condicional hasta el 2015 en Perú.

La neoyorquina salió de prisión el jueves con libertad condicional luego de que una corte de justicia local le otorgó el beneficio previsto por las leyes peruanas, tras cumplir tres cuartos de los 20 años de prisión que contemplaba su condena.

Berenson, quien realizó en la década de 1980 estudios de antropología social en el Massachusetts Institute of Technology y trabajó en grupos de ayuda durante guerras en El Salvador y en Nicaragua, llegó a Perú en 1994 como periodista.

Sin embargo, en 1995 fue detenida mientras viajaba en un autobús con la esposa de Néstor Cerpa, líder del MRTA que protagonizó entre 1996 y 1997 la mayor toma de rehenes de América Latina en la residencia del embajador japonés en Lima.

El MRTA y el maoísta Sendero Luminoso fueron los dos grupos rebeldes que pusieron en jaque al Estado peruano a fines del siglo pasado, cuando la violencia dejó al menos 69.000 muertos y desaparecidos, según datos oficiales.