La Corte Constitucional puso fin a la pretensión de crear un área metropolitana entre Bogotá y Soacha antes de 2015. La batalla que los alcaldes Gustavo Petro y Juan Carlos Nemocón libraron desde diciembre de 2012 no dio frutos por “la condición especial y diferencial del Distrito Capital con relación a los demás entes territoriales”, como señala la sentencia proferida por el alto tribunal en abril de este año.

La Corte dejó claro que para que Bogotá conformara un área metropolitana era necesario crear una ley especial, debido a que “se evidencia una clara diferencia en comparación con las demás entidades territoriales por tener una condición especial y extraordinaria, lo que hace necesario, desde el punto de vista constitucional, crear un ordenamiento jurídico especial para la conformación de áreas metropolitanas para Bogotá y los municipios colindantes de Cundinamarca”. Así las cosas, la Corte negó la demanda presentada por ambos alcaldes, que señalaba que con una ley especial se estaba vulnerando el derecho a la igualdad.

Con la decisión queda sepultada la consulta popular que realizaría la Registraduría y que definiría si los ciudadanos estaban de acuerdo con el área metropolitana. La única alternativa para darle vía libre al proyecto consiste en que el Congreso reglamente un procedimiento especial. El problema, es que, como ha esgrimido la administración Petro, existen temas en común entre Soacha y Bogotá que necesitan pronta solución: articulación en seguridad, sistema de transporte unificado, servicios públicos, atención en salud y regulación de la actividad minera.

Henry Sosa, personero municipal de Soacha, se mostró preocupado por la sentencia de la Corte: “Es desafortunado no tener un área metropolitana con Bogotá. La distancia entre Soacha y la capital es solamente una calle que las separa y los habitantes migran todos los días de un territorio a otro. Sin embargo, no existen criterios unificados en materia de seguridad, salud y transporte. El área metropolitana le permitía al Distrito realizar mayor inversión en el municipio, que no cuenta con recursos suficientes. También sería útil para reforzar la seguridad: Bosa cuenta con cerca de 96 cuadrantes, Ciudad Bolívar con 106 y Soacha solamente con 35. El hospital Mario Gaitán Yanguas no da abasto: tiene una cama por cada 45.000 habitantes”.

Sin el área metropolitana quedan en vilo iniciativas como la implementación del Sistema Integrado de Transporte (SITP) en Soacha, la protección de 495,95 hectáreas que adhieren los ríos Soacha y Bogotá y las quebradas afluentes a los humedales Tierra Blanca, Neuta y Terreros.

Sin el área metropolitana quedan en vilo iniciativas como la implementación del Sistema Integrado de Transporte (SITP) en Soacha, la protección de 495,95 hectáreas que adhieren los ríos Soacha y Bogotá y las quebradas afluentes a los humedales Tierra Blanca, Neuta y Terreros, y el parque de 73 hectáreas para las familias que viven entre Cazucá (Soacha) y Ciudad Bolívar.

Uno de los aspectos que han generado más preocupación es el ambiental. Con la decisión de la Corte queda suspendida una intervención en el humedal de La Tibanica, ubicado en la frontera entre Bosa y Soacha. Adicionalmente queda en el aire el plan para las 3.395 hectáreas situadas en el páramo de Sumapaz que están en el municipio de Soacha, en donde existe ganadería y cultivos de papas. Otras medidas, como descongestionar Transmilenio en la Autopista Sur con rutas del SITP, quedan en el mundo de las ideas.

Soacha ha planteado en diferentes ocasiones la necesidad de que Bogotá le dé una mano con los servicios públicos, teniendo en cuenta que su población ha aumentado en las últimas décadas: pasó de tener 230.000 habitantes en 1993 y hoy cuenta con 470.000. Sin embargo, entidades como el Ministerio de Transporte, el Departamento Nacional de Planeación y la Presidencia de la República emitieron conceptos en contra de la conformación del área metropolitana.

Aunque el personero municipal asegura que se deben “unificar criterios” entre Distrito y municipio, el alcalde Petro ha señalado que para resolver los problemas es necesario contar con un área metroplitana, que “permite inversiones de Bogotá en Soacha y posibilidades de solucionar muchos problemas que por la estructura jurídica actual no se pueden solucionar”.