Puerto Príncipe. La cifra de muertos por una epidemia de cólera en Haití llegó este lunes a 259 personas, con un ritmo menor de crecimiento en las últimas horas, señalaron autoridades, luego de que se reforzara una operación médica multinacional para combatir el brote.

Tras varios días en que se registraron decenas de fallecimientos diarios, sólo hubo seis decesos en las últimas 24 horas en el área del brote principal en Artibonite en el centro de Haití, dijeron autoridades de salud.

La otra zona de brote en Central Plateau no experimentó nuevas muertes por cólera desde el día anterior.

El total acumulado de casos registrados alcanzó los 3.342, comparados con los 3.015 al de este domingo, reflejando un ritmo menor.

Pero el Gobierno de Haití y socios humanitarios que han asistido a la empobrecida nación caribeña desde el devastador terremoto del 12 de enero seguían en alerta elevada contra la posible extensión de la mortal enfermedad, que causa diarrea, a otras partes del país.

El cólera se transmite por agua y alimentos contaminados.

"El número de muertes registradas ha disminuido significativamente, el número de gente siendo hospitalizada también", dijo Gabriel Thimote, director general del Departamento de Salud de Haití, en una conferencia de prensa en Puerto Príncipe.

"Pensamos que la situación se está estabilizando. Eso no significa necesariamente que llegamos a una cúspide", agregó.

No se reportaron nuevos casos inmediatamente en la capital, asolada por el sismo y repleta de habitantes, donde los expertos temen por la vulnerabilidad de 1,3 millones de sobrevivientes que viven en tiendas de campaña y campamentos de lona.

Decenas de miles más viven en barriadas junto a riachuelos sucios que van al mar.

Las autoridades aislaron cinco casos de cólera en la ciudad, todas de personas que viajaron allí desde Artibonite.

Naciones Unidas, organizaciones no gubernamentales extranjeras y gobiernos foráneos como Cuba han llevado equipos médicos, medicinas y suministros de agua limpia a las principales zonas afectadas, mientras que autoridades de salud lanzaron una campaña nacional de higiene contra el cólera.

Se establecieron centros especiales para tratar la enfermedad en las áreas principales de brote en el centro y la capital, y funcionarios de salud indican que el país tiene suministros suficientes de medicinas antibióticas para tratar hasta a 100.000 pacientes.