Puerto Príncipe. Haití tropezó este martes con un primer escollo en sus intentos por normalizar la situación política del país cuando la Asamblea Nacional fracasó en reunir el quórum necesario para debatir la ratificación del primer ministro designado y la prolongación del mandato de los propios legisladores.

Tras más de siete horas de intensos debates y negociaciones, el presidente de la Asamblea Nacional, Dieuseul Simon Desra, anunció la suspensión de los trabajos ante los fallidos intentos por integrar a la sesión a varios senadores y diputados opositores que rechazan parte de los acuerdos alcanzados a finales de año.

De esta manera, la ratificación o rechazo del primer ministro, Evans Paul, se conocerá durante la sesión programada para este miércoles, al igual que la extensión del mandato de los legislados y las enmiendas a la ley electoral.

Solo 70 de los 94 diputados y 13 de los 20 senadores estuvieron presentes en la sesión, confirmó el legislador.

Un grupo muy activo de seis senadores mantuvo su postura de no integrarse a los debates de la Asamblea, al presentar su rechazo a la designación "unilateral" de Paul por parte del presidente de Haití, Michel Martelly.

Esos asambleístas también criticaron los poderes "absolutos" que supuestamente tendrá Martelly al momento de escoger a los miembros del nuevo Consejo Electoral Provisional (CEP), responsable de organizar los tan esperados comicios legislativos y municipales, cuya no celebración ha sido parte de las violentas protestas de la oposición en las calles de Puerto Príncipe y otras ciudades.

El conocido "grupo de los seis" planteó que se continúe discutiendo la conformación de un gobierno de consenso, que incluya a más figuras de la oposición, así como que se tomen en cuenta a otras personalidades.

Los representantes de los tres poderes del Estado firmaron el 29 de diciembre pasado un pacto en el que establecieron una serie de compromisos, entre ellos el que prolonga las funciones de los diputados hasta el 24 de abril y la de los senadores hasta el 9 de septiembre.

Además, según lo pactado, a partir de hoy el Ejecutivo, el Legislativo y el Judicial tendrán solo siete días antes del 12 de enero, fecha en la que también vencerá el acuerdo tripartito, para llevar a cabo los compromisos asumidos en el mismo, ya que sino quedará anulado.

Evans Paul fue nombrado por decreto por el presidente haitiano, Michel Martelly, con el fin de formar un nuevo gobierno, tras la renuncia del anterior jefe de gabinete, Laurent Lamothe, quien dejó recientemente el cargo por recomendación de una Comisión Consultiva.

Ese organismo fue creado por el jefe de Estado para resolver la crisis del país, agitada en los últimos meses por protestas opositoras en las calles, que pedían además de su renuncia, la del propio Martelly y la convocatoria de elecciones.

Entre los compromisos por parte del Legislativo está también la votación de la ley electoral, cuyo bloqueo en el Senado ha impedido la celebración de los comicios, según ha reiterado en diversas ocasiones el gobierno.

Las diferencias entre el Ejecutivo y el Legislativo han aplazado en los últimos años las elecciones municipales y legislativas, la última vez el pasado 26 de octubre.

El designado primer ministro, Evans Paul, ha sostenido varias reuniones con diferentes sectores políticos, con el propósito de presentar ante el Parlamento su plan estratégico de gobierno, que también necesita de la aprobación del Legislativo.

Sin embargo, partidos opositores como el Fusión de los Socialdemócratas han denunciado la designación de Paul y los acuerdos arribados.

La presidenta de esa organización, Edmonde Supplice Beauzile, opinó que el acuerdo suscrito por los tres poderes del Estado es "un engaño" y no augura "nada bueno".

Recordó que antes del 12 de enero próximo, según el acuerdo tripartito, el designado primer ministro tiene que presentar su política estratégica y los legisladores ratificarla y votar la ley electoral y todos los proyectos de ley contenidos en el acuerdo, lo que consideró "un tiempo récord".

Además, dijo que algunos de los artículos del acuerdo firmado siembran confusión, aunque apuntó que el artículo 7 "es claro e inequívoco".

Según lo pactado, en el caso de incumplimiento de cualquiera de los puntos, el acuerdo pasará a ser nulo y el artículo 7 del mismo da el poder al presidente Martelly para actuar en consecuencia.

"El incumplimiento de una de las cláusulas contenidas en el presente acuerdo acarrea su invalidez con todas las consecuencias de derecho. El presidente de la República, jefe del Estado, velará por la estabilidad de las instituciones, garantizará el funcionamiento de los poderes públicos, así como la continuidad del Estado, de conformidad con la Constitución", sostiene el texto firmado.

La dirigente socialdemócrata también recordó que uno de los firmantes del pacto es el presidente del Consejo Superior del Poder Judicial, Anel Alexis Joseph, y que la Comisión Consultiva pidió su dimisión junto a la de los miembros del Consejo Electoral Provisional (CEP) y la de Laurent Lamothe, pero Alexis no ha renunciado.