Puerto Príncipe. Partidarios haitianos del exiliado ex mandatario Jean-Bertrand Aristide se manifestaron este miércoles por su regreso, mientras el país espera saber quién será candidato a la presidencia en marzo, en una segunda vuelta electoral.

Varios cientos de manifestantes a favor de Aristide incendiaron neumáticos frente al ministerio de Relaciones Exteriores en Puerto Príncipe, exigiendo que el gobierno entregue el pasaporte diplomático que pide Aristide para poder regresar al país desde el exilio en Sudáfrica.

"Moriremos por Aristide" y "Aristide debe regresar" cantaban algunos de los manifestantes al son de los tambores.

Los seguidores de Aristide se manifestaron el día que el Consejo Electoral Provisional (CEP) de Haití tiene previsto anunciar los resultados definitivos de los caóticos comicios del 28 de noviembre, que generaron disturbios y acusaciones de fraude en el pobre e inestable Estado caribeño.

El consejo debe decidir quién competirá junto a la ex primera dama Mirlande Manigat en la elección del 20 de marzo: el popular músico Michel Martelly o Jude Celestin, quien tiene el apoyo del Gobierno.

Manigat obtuvo la mayoría de los votos pero no llegó a ganar en primera vuelta.

La renovada inestabilidad emergió en medio de las devastadoras consecuencias del terremoto del año pasado, que dejó más de 300.000 muertos, y una mortífera epidemia de cólera que agravó la situación de miseria de los habitantes del Estado más pobre del hemisferio occidental.

Por otro lado, la reaparición de fantasmas del turbulento pasado haitiano avivó la inestabilidad.

El ex dictador Jean-Claude "Baby Doc" Duvalier regresó del exilio en enero, enfrentando acusaciones de corrupción y violaciones de los derechos humanos, y Aristide expresó su deseo de volver.

Presión. Estados Unidos, Naciones Unidas y la Organización de Estados Americanos (OEA) han intervenido para intentar evitar una debacle electoral y más disturbios, que podrían amenazar los miles de millones de dólares destinados a la reconstrucción por los donantes internacionales.

Washington y los organismos presionaron a las autoridades haitianas para que adopten un reporte de la OEA que recomienda revisar los resultados preliminares y colocar a Martelly en lugar de Celestin en la segunda vuelta. Los responsables del informe citaron irregularidades en la votación de noviembre.

"Mientras esperamos la publicación de los resultados electorales, enfatizamos que lo que Haití necesita ahora es un período de calma", respondió un portavoz del Departamento de Estado en Washington por correo electrónico sobre el posible regreso de Aristide.

"No (se necesitan) acciones de división que sólo pueden distraer de la tarea vital de formar un Gobierno legítimo y creíble que ayude a Haití a logar un futuro más democrático y próspero", agregó.

La CEP no ha dado claras indicaciones de que seguirá la recomendación de la OEA.

Analistas ven el posible regreso de Aristide, un ex cura católico de izquierda que puede movilizar a fanáticos seguidores, como un comodín potencialmente disruptivo en el ya complicado entorno político.

"No hay buenas opciones en Haití salvo aceptar la fórmula de la OEA y avanzar a una segunda vuelta el 20 de marzo parece ser la mejor", dijo Michael Shifter, presidente del Diálogo Interamericano, basado en Washington, a Reuters.