Nueva York. Haití, país devastado por un terremoto en enero, debería ser capaz de celebrar elecciones antes de fin de año, dijo el miércoles el enviado de Naciones Unidas, Bill Clinton.

La empobrecida nación caribeña trabaja para tener un Gobierno legítimo que supervise los miles de millones dólares que se gastarán en la reconstrucción.

El ex presidente de Estados Unidos dijo que Haití necesita ayuda para llevar a cabo su elección presidencial y las ya atrasadas elecciones legislativas, luego del terremoto del 12 de enero que mató a 300.000 personas y diezmó la economía y la infraestructura del país.

Organizar las nuevas elecciones es una enorme tarea, pero es crucial para formar un nuevo parlamento que estará legalmente facultado para entregar la ayuda humanitaria.

La ayuda internacional ha prometido casi US$ 10.000 millones de dólares para la reconstrucción de Haití.

"Ellos serán capaces de tenerlos", dijo Clinton a Reuters en una entrevista para promover este fin de semana la Clinton Global Initiative University en Miami, una cumbre filantrópica para estudiantes. "Espero que sea una de las cosas que no tengamos que preocuparnos", añadió.

El Banco Mundial, en colaboración con el Banco Interamericano de Desarrollo y las Naciones Unidas, supervisará un fondo fiduciario de múltiples donantes, a través del cual llegarán al Gobierno haitiano los miles de millones de dólares destinados a la reconstrucción.

La secretaria de Estado de Estados Unidos, Hillary Clinton, ha instado a Haití a que la celebración de elecciones sea una prioridad para garantizar la legitimidad y la estabilidad del gobierno del país.

El terremoto destruyó las oficinas del Consejo Electoral, provocó la muerte de los miembros de la misión de la ONU que trabajan en la comisión y los materiales electorales quedaron bajo los escombros.

Muchas de las oficinas del Gobierno también fueron severamente dañadas en el terremoto.

"Tienes allí una población flotante masiva, muchos de los cuales tuvieron una gran cantidad de sus documentos de identidad y pruebas destruidas, así que necesitamos un poco de ayuda para realizar las elecciones", dijo Clinton.

Más de un millón de personas quedaron sin hogar tras el terremoto de magnitud 7,0 que azotó a la capital Puerto Príncipe.