Puerto Príncipe. Una espera ansiosa teñida de temores de violencia se apoderaban de Haití mientras los funcionarios electorales se preparaban para anunciar este lunes si un músico popular o una ex primera dama había ganado las elecciones presidenciales.

Los resultados oficiales de una segunda vuelta electoral del 20 de marzo, que son preliminares en espera de la confirmación definitiva más adelante en abril, son esperados con avidez tras ser retrasados desde la semana pasada debido a altos niveles de fraude reportados.

En un contraste de estilos y personalidades, la contienda presidencial fue entre el extrovertido cantante Michel "Sweet Micky" Martelly, de 50 años, un recién llegado a la política, y la experimentada profesora de derecho y ex senadora Mirlande Manigat, quien tiene 70.

Encuestas previas a la votación habían mostrado a Martelly como favorito, pero ambos campos dijeron tras las elecciones que confiaban en la victoria.

Cascos azules de las fuerzas de paz de Naciones Unidas estaban patrullando la capital Puerto Príncipe y otros sitios potencialmente problemáticos en la pequeña nación del Caribe, una de las más pobres del mundo, que está luchando por su reconstrucción después del devastador terremoto en el 2010.

Algunas tiendas y negocios cerraron con tablas las ventanas para evitar problemas y dijeron que enviarán a los empleados temprano a casa antes de que se conozcan los resultados.

"Se han tomado medidas respecto de la seguridad", dijo a Reuters el embajador Colin Granderson, jefe de la misión observadora de la Organización de Estados Americanos/Comunidad del Caribe para las elecciones haitianas.

Agregó que el Consejo Electoral Provisional de Haití, que anunciará los resultados preliminares, recibió más temprano el sobre que los contiene del centro de tabulación de votos de Puerto Príncipe, donde tuvieron lugar los recuentos finales.

La ONU y gobiernos donantes incluyendo a Estados Unidos, que han prometido miles de millones de dólares de fondos para la reconstrucción de Haití, quieren que la elección produzca un liderazgo estable y legítimo que se haga cargo de la recuperación.

También buscan evitar los disturbios y las acusaciones de fraude que marcaron la primera vuelta electoral celebrada el 28 de noviembre en los comicios para elegir presidente y algunos nuevos miembros del Parlamento.

Aunque ambos candidatos, atendiendo serios llamados de la comunidad internacional, han contenido a sus seguidores desde la votación del 20 de marzo, muchos haitianos comunes estaban preocupados por la violencia que podría seguir al anuncio de los resultados preliminares.

"Después de lo que vi en diciembre, creo que todos tienen una razón para temer", dijo Monique Geffrard, de 28 años, estudiante universitaria en Puerto Príncipe.