Puerto Príncipe. El sorpresivo regreso del ex dictador exiliado Jean-Claude Duvalier a Haití provocó una tormenta de especulaciones combinada con algo de enojo este lunes, mientras los haitianos trataban de averiguar por qué había vuelto a casa inesperadamente después de 25 años.

Duvalier, cuyo gobierno de 15 años hasta su huida en 1986 debido a una revuelta popular estuvo marcado por la corrupción, represión política y abusos de los derechos humanos, ha dado sólo una vaga explicación de que quiere ayudar al "renacimiento" de su sufriente tierra natal.

Grupos de derechos humanos exigen al gobierno de Haití que detenga y procese al ex "presidente vitalicio".

Pero en las calles, los haitianos ofrecieron una amplia gama de opiniones sobre los motivos por los que el hombre conocido como "Baby Doc" había retornado a Haití, combinando presuntas intrigas políticas con exhortos para que otros líderes en desgracia vuelvan a casa.

El político opositor Evans Paul dijo que creía que el regreso de Duvalier había sido respaldado por el actual presidente Rene Preval, quien enfrenta acusaciones de fraude en las disputadas elecciones presidenciales de noviembre del país.

El resultado de las elecciones está aún en un limbo, paralizadas por una disputa sobre la colocación de un protegido de Preval.

Paul dijo que Preval, quien no puede presentarse a un segundo mandato consecutivo, estaba "creando una distracción política, para poder tener un descanso de la difícil situación que enfrenta ahora".

Algunos haitianos jóvenes, demasiado jóvenes para recordar el régimen de mano dura de Duvalier, dijeron que su reaparición debería también despejar el camino para que el ex presidente Jean-Bertrand Aristide regrese del exilio en Sudáfrica. El ex sacerdote populista transformado en presidente huyó de una rebelión armada en 2004.

"Es tiempo de despejar el tablero y permitir que todos los que tienen influencia ayuden a reconstruir este país", dijo Gerin Lungy, de 30 años.

"Necesitamos reconciliación nacional para llevar al país adelante", agregó.

Liliane Pierre-Paul, una reportera de radio que fue arrestada y exiliada bajo Duvalier, expresó furia por la recepción que le dieron cientos de partidarios cuando arribó al aeropuerto desde París este domingo por la noche.

"No puedo entender que hoy la gente esté recibiendo a Duvalier como un héroe", dijo.

Henry Robert Sterling, quien fue embajador de Haití ante Francia cuando el gobierno de Duvalier y se reunió con él en un hotel de Puerto Príncipe el lunes, añadió más elementos al misterio.

"Somos sus amigos quienes le pedimos que viniera porque queríamos verlo", dijo a periodistas.

"Es un grupo de amigos en Haití, hay mucha gente que lo quiere ver. Hay gente que se está haciendo vieja y dice que no quiere morir sin ver a Jean-Claude Duvalier. Fuimos nosotros quienes lo obligamos a venir", añadió.