Bogotá. Dos helicópteros facilitados por Brasil para transportar a la misión humanitaria que recibirá en la selva a un suboficial del Ejército rehén de la guerrilla de las FARC desde hace 12 años llegaron este lunes a una ciudad del sur de Colombia, en la fase previa a su esperada liberación.

Las aeronaves procedentes de Villavicencio arribaron a Florencia, capital del departamento de Caquetá, después de que el domingo participaron en la liberación del soldado Josué Daniel Calvo, quien estuvo más de 11 meses en poder de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

La misión humanitaria conformada por delegados del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR), la Iglesia Católica y la senadora Piedad Córdoba, recibirá este martes al suboficial Pablo Emilio Moncayo en algún lugar de la selva.

"Seguimos trabajando en coordinación de la liberación de mañana en Florencia. Es emocionante ver la alegría de la familia de Moncayo", dijo Córdoba.

Moncayo, célebre por ser uno de los rehenes más antiguos en poder del grupo rebelde en medio del conflicto interno, será el último en ser liberado de manera unilateral por la guerrilla, advirtió la senadora.

La dirigente política aseguró que la liberación de los otros 22 efectivos de las Fuerzas Armadas que permanecen secuestrados en las selvas de Colombia se deberá hacer a través de un acuerdo de intercambio por guerrilleros que permanecen en las cárceles del país.

Pero, el presidente Álvaro Uribe condicionó un eventual acuerdo a que los rebeldes que sean excarcelados no regresen a la lucha armada.

Las Fuerzas Militares suspenderán todas sus operaciones durante 36 horas a partir de las 18.00 hora local del lunes (23.00 GMT) para facilitar la misión humanitaria y en cumplimiento de un protocolo de seguridad que firmó el gobierno y la Cruz Roja Internacional luego de que la guerrilla lo exigió.

Pese a la liberación de Calvo y la de Moncayo, que está en camino, las izquierdistas FARC aplazaron la ofrecida entrega de los restos del policía Julián Ernesto Guevara, quien murió en cautiverio.

El grupo guerrillero, considerado una organización terrorista por Estados Unidos y la Unión Europea, aseguró que las operaciones militares impiden la devolución de los restos, pero el gobierno sospecha que no los tienen en su poder.

Las FARC anunciaron en abril del año pasado la entrega de los rehenes, pero no se concretó por la exigencia de Uribe para que liberaran en forma simultánea a todos los efectivos de las Fuerzas Armadas que mantienen plagiados en la selva.

El mandatario denunció una estrategia de los rebeldes para ganar protagonismo y limpiar ante la comunidad internacional su imagen de crimen y narcotráfico con las entregas graduales.

Pero después accedió a las liberaciones graduales y autorizó a Córdoba, junto con la Iglesia Católica y el Comité Internacional de la Cruz Roja, para conformar una misión humanitaria.