Aprovechando el viaje del presidente de Ecuador, Rafael Correa, a Bélgica, por vacaciones, la Fiscalía General intentaría apresar a su hermano mayor Fabricio, en represalia por sus denuncias de supuestos actos de corrupción de funcionarios del régimen.

Así lo afirmó este viernes el empresario y director del movimiento Equipo, en una rueda de prensa en la que estuvieron su esposa Tatiana Zenck y sus hijos.

Zenck fue la primera en dirigirse a los periodistas. Entre lágrimas, responsabilizó al Gobierno de cualquier atentado a la seguridad de su familia.

Enseguida, Fabricio señaló que la Fiscalía y el Consejo Nacional Electoral (CNE) pretenden culparlo de una supuesta falsificación de firmas de adhesión para su agrupación.

“El fiscal general (Galo Chiriboga) anunció esta mañana que en Guayaquil van a llevar detenidos, para ir creando el ambiente que permita echarme el guante aprovechando la ausencia del presidente”, dijo.

Fabricio mencionó algunos hechos que revelarían las intenciones de apresarlo, como la presentación de una cadena en la que el presidente afirma que él, a última hora, entregó 400.000 firmas, 70% de las cuales son falsas.

“Tuve que hacer una rueda de prensa para demostrar con los propios informes del Consejo Nacional Electoral que ya en diciembre teníamos 14.500 firmas. Las que nos han rechazado a nosotros no son falsas, son por duplicaciones. En cambio, con la investigación del 10% de las firmas resulta que el Alianza PAIS tiene un millón de firmas sospechosas...”.

Además, mostró una nota publicada en la agencia oficial Andes, en la que se menciona el testimonio del ciudadano Edwin Férez Núñez, quien afirma que Fabricio compró la base de datos en el CNE.

“Sabemos que a los señores detenidos por el tema de las firmas les han ofrecido la libertad si atestiguan en mi contra. Y a Jaime Solórzano, quien estuvo detenido por el caso Invermun, la semana pasada lo visitó un señor delgado, de terno, nervioso, que no se identificó y que le dijo que si me denunciaba por lo de las firmas le borraban el tema Invermun. Es obvio que me están montando una historia para meterme preso”, dijo.

Fabricio aseguró que algunos colaboradores del régimen siempre han querido dejarlo fuera de la contienda electoral. Más ahora que –aseguró– ha destapado “la traición” de los hermanos Vinicio y Fernando Alvarado, secretarios de la Administración y de Comunicación, hacia el mandatario.

En la audiencia de juzgamiento del ex empleado de Invermun, Jaime Solórzano, Fabricio entregó a la Fiscalía nuevas pruebas contra los Alvarado, señaló.