Bogotá. El hermano del presidente de Colombia Alvaro Uribe negó este martes la acusación realizada a través de un diario de Estados Unidos que lo vinculó con un grupo paramilitar, y que de acuerdo con el gobierno es parte de un complot para afectar las elecciones presidenciales.

Santiago Uribe envió una carta a The Washington Post que publicó el testimonio del oficial retirado de la Policía Nacional Juan Carlos Meneses, que lo involucra con un grupo paramilitar que operó en los años de 1990 en el departamento de Antioquia y al que se le atribuyen varios asesinatos.

"Rechazo enfáticamente el artículo publicado por The Washington Post", dijo el hermano del mandatario en la carta enviada a la dirección del diario estadounidense y cuyo contenido conoció Reuters.

El hermano del mandatario sostuvo que se trata de un artículo "sin equilibrio ni rigor periodístico, recurriendo al testimonio mentiroso de un ex oficial de la policía llamado a calificar servicios por la acumulación de investigaciones en su contra".

Santiago Uribe consideró como una "sospechosa coincidencia" la publicación del informe justo días antes de las elecciones presidenciales que se realizarán en Colombia el próximo domingo para escoger al sucesor de su hermano y dijo que pretende desempolvar falsas e infames acusaciones de vieja data contra él y su familia.

"Debo recordar que por las mismas falsas acusaciones que The Washington Post intenta revivir en mi contra, por supuesta conformación de grupos paramilitares, la Fiscalía General de la Nación de Colombia archivó dos investigaciones", sostuvo el señor Santiago Uribe al diario estadounidense.

El Gobierno colombiano dijo el lunes que la publicación era parte de una conspiración para perjudicar al candidato oficialista del Partido de la U, Juan Manuel Santos, y desacreditar al presidente Uribe, quien entregará el poder el próximo 7 de agosto.

Santos, quien ocupa los primeros lugares en los sondeos de intención de voto en un cerrado duelo con el candidato del Partido Verde, Antanas Mockus, es considerado el heredero político de Uribe y ha prometido dar continuidad a sus principales políticas, incluyendo la de seguridad.

El oficial retirado aseguró en un vídeo que grabó en Argentina ante el premio Nobel de Paz Adolfo Pérez Esquivel que el hermano del actual presidente colombiano conformó un grupo de paramilitares que asesinaba a simpatizantes de la guerrilla y a delincuentes comunes.

Antes de conocerse la carta, el director de la Policía Nacional, general Oscar Naranjo, denunció que Meneses intentó convencer en el 2008 a otro oficial retirado de la fuerza para que involucrara a Santiago Uribe y al mismo presidente con la conformación de grupos ilegales armados por lo que un prófugo narcotraficante ofreció pagarle 250.000 dólares.