El hermetismo de la familia de Jorge Rafael Videla, fallecido el pasado viernes a los 87 años, alimenta este domingo en la prensa argentina distintas versiones sobre cuál será el destino final de los restos del exdictador argentino.

Mientras aún se desconoce si el cuerpo del ex militar permanece en la morgue judicial del Cuerpo Médico Forense de Buenos Aires, algunos medios, sin citar fuentes, afirman que será sepultado en la localidad bonaerense de Pilar (a 60 kilómetros de Buenos Aires) y otros que será enterrado en Mercedes (a 100 kilómetros de la capital), ciudad natal de Videla.

La prensa local coincide en señalar que la familia de quien gobernara de facto Argentina entre 1976 y 1981 prefieren no revelar dónde y cuándo serán sepultados los restos de Videla para evitar manifestaciones de repudio hacia el ex dictador.

Lo único que se ha confirmado es que Videla no recibirá ningún honor militar en su funeral, debido a una decisión de 2009 del ministerio de Defensa argentino que prohíbe dar honras en los funerales a miembros de las Fuerzas Armadas involucrados en causas relacionadas con violaciones a los derechos humanos.

Videla fue hallado muerto en la mañana del viernes pasado en una cárcel de la localidad bonaerense de Marcos Paz, donde purgaba condenas a prisión perpetua por delitos de lesa humanidad cometidos durante la última dictadura militar (1976-1983).

El Servicio Penitenciario Federal informó ese día en un comunicado que Videla fue encontrado en su celda sin pulso ni reacción pupilar, por lo que se le realizó un electrocardiograma para constar su muerte.

Fuentes del Gobierno citadas este domingo por el periódico Perfil, de Buenos Aires, confirmaron que el personal penitenciario encontró el cuerpo sin vida de Videla sentado en el inodoro del baño de su celda.

Un juez de la localidad bonaerense de Morón dispuso la realización de una autopsia al cadáver, por lo que el viernes se trasladaron los restos a la morgue judicial del Cuerpo Médico Forense de Buenos Aires.

Según publicó este domingo el diario La Nación, de Buenos Aires, la autopsia determinó que Videla murió por "múltiples fracturas y por una hemorragia interna provocadas por una caída que sufrió el domingo pasado, mientras se bañaba", circunstancias a las que se sumó "un problema cardíaco de base".

Videla, procesado en varias causas por delitos de lesa humanidad, se había negado el martes pasado a declarar en un juicio por delitos cometidos en el marco del denominado "Plan Cóndor" de coordinación de las dictaduras del Cono Sur americano, que le tenía como uno de los principales imputados.