Santiago. La hija menor del ex dictador chileno Augusto Pinochet (1973-1990), Jacqueline, criticó lo que definió como una "persecución" contra su familia, por el juicio que sigue la justicia chilena sobre el origen irregular de la fortuna del ex gobernante militar.

"En 2013 se van a cumplir 40 años del (golpe de Estado del 11 de septiembre del año) '73. !Ya no más! Ahora van a seguir con los nietos, los bisnietos. !Basta!", dijo Jacqueline Pinochet en una entrevista con el semanario local "Cosas", citada hoy por la prensa local.  

De acuerdo con la hija menor de Pinochet, fallecido en 2006, en los juicios que aún están abiertos en los tribunales "se inventaron acusaciones que son francamente imposibles".

La justicia chilena investiga la procedencia del dinero de las cuentas secretas que Pinochet mantenía en el Banco Riggs, por las cuales sus bienes se encuentran embargados a la espera de una determinación final sobre el origen de su fortuna, la cual alcanza unos US$26 millones, según las investigaciones.

Un peritaje financiero ordenado en 2011 por un juez al patrimonio del general fallecido concluyó que 93% del monto es de origen desconocido.

En la investigación por las cuentas secretas en el banco estadounidense han sido procesados la viuda y los cuatro hijos de Pinochet, además de su albacea, Oscar Aitken, y su secretaria privada, Mónica Ananías.

"En el fondo todo eso me asquea, porque está bien que haya gente que no le guste mi papá, !pero basta!", dijo la hija del finado militar.

Según Jacqueline Pinochet, los mayores costos de las acciones judiciales los han pagado sus hijos, los nietos de Augusto Pinochet, "al haber visto toda esta persecución".

La mujer, quien reside en Miami, Estados Unidos, dijo que la presunta persecución se intensificó durante el gobierno de la presidenta chilena Michelle Bachelet (2006-2010), periodo durante el cual sus hijos "vieron todo muy complicado".

Jacqueline afirmó que es "es impensable" la malversación de fondos.

Sobre su madre, Lucía Pinochet, dijo que vive "una etapa buena, aunque obviamente la siguen molestando con los temas de mi papá".

Al ser consultada por la posibilidad de escribir sus memorias, apuntó que le "encantaría, sin embargo analiza cuándo y cómo hacerlo sin afectar a terceros.

Al morir Augusto Pinochet enfrentaba varias causas judiciales por violaciones a los derechos humanos cometidas durante su régimen militar, pero ningún proceso pudo concluirse.