Lima. La hija del ex presidente peruano Alberto Fujimori consolidó su primer lugar en las intenciones de voto en la carrera hacia las elecciones presidenciales de 2011 en Perú, aunque el alcalde capitalino le sigue muy de cerca, mostró este domingo un sondeo.

La contienda hacia los próximos comicios sigue sumamente ajustada, en momentos en que el balance de las preferencias podría cambiar ante el ascenso de otras posibles candidaturas y cuando aún no asoma un aspirante claro del oficialismo.

La legisladora conservadora, Keiko Fujimori, mantuvo en julio su 22% de las preferencias, mientras que el alcalde de Lima, Luis Castañeda, le pisa los talones con 20% de intenciones de voto, de acuerdo al sondeo realizado por Ipsos Apoyo y publicado por el diario El Comercio.

La cifra de Fujimori, quien afirma mantendrá la senda de crecimiento de Perú y llevará el auge económico del país a los sectores más pobres, permaneció estable frente al sondeo previo.

En el caso de Castañeda, considerado como un político pragmático y amigo del libre comercio, mostró un descenso de 1 punto porcentual.

El alcalde de Lima, que congrega la mayor plaza electoral del país, había liderado la encuesta durante casi todo el último año, pero denuncias de corrupción en meses recientes han mellado su popularidad.

Keiko Fujimori, por su parte, no puede desprenderse de la sombra de su padre, quien fue condenado a 25 años de prisión por abusos a los derechos humanos durante su Gobierno.

Toledo sube a tercer puesto. Asimismo, el ex presidente Alejandro Toledo subió al tercer puesto con 14% de las preferencias, con lo que desbancó al nacionalista y ex militar retirado Ollanta Humala, quien alcanzó 12% de las intenciones de voto y durante meses había ocupado ese lugar.

Según analistas, Toledo podría seguir avanzando en las próximas encuestas al restarle votos al alcalde Castañeda.

La cifra de Toledo trepó 2 puntos porcentuales respecto al sondeo anterior, lo mismo que descendió la de Humala.

La cara más visible de la oposición inquietó a los inversores cuando casi se convierte en presidente en 2006 -período en el cual recibió el respaldo político del mandatario venezolano, Hugo Chávez- con sus promesas de dar un giro en la política de libre mercado que ha beneficiado al país.

Sin embargo, en esta ocasión Humala ha descartado que en un eventual Gobierno suyo adopte una postura "extremista" y afirmó que abriría las puertas a las inversiones extranjeras que respeten a las comunidades y al medioambiente.

Aprobación a Alan García sube levemente. En tanto, la aprobación a la gestión del presidente peruano, Alan García, subió levemente en julio a 30%, su mejor nivel en lo que va del año, mostró el sondeo.

El nivel de aprobación del mandatario, cuyo mandato de cinco años culmina en julio del 2011, era de 27% el mes anterior, de acuerdo a la encuesta.

García ha reflejado bajos niveles de aprobación durante gran parte de su Gobierno, llegando a tener 19% en noviembre de 2008, cuando se aceleró la inflación y recrudecieron los reclamos en medio de la crisis económica mundial.

Por otro lado, el nivel de desaprobación del Gobierno de García bajó 4 puntos porcentuales en julio frente al mes previo, a 69%, agregó la encuesta.

Entre los que desaprueban la gestión de García, 41% afirma que "hay mucha corrupción en su Gobierno", mientras que 30% considera que "no hay trabajo".

Ello pese a que la economía de la nación andina muestra una sólida recuperación y junto a Brasil registraría el mayor crecimiento en la región este año.

La economía de Perú -un importante productor de metales- se expandirá 5,5% este año, según estimaciones oficiales, tras haberse desacelerado fuertemente en 2009 ante el impacto de las turbulencias financieras mundiales.

Asimismo, entre los que aprueban la gestión del mandatario, 50% resalta que está construyendo "carreteras, hospitales y obras de agua", mientras que 39% considera que "está trabajando para mejorar la educación".

Para el sondeo, Ipsos Apoyo entrevistó a 1.200 personas entre el 13 y 16 de julio. El estudio tiene un nivel de confianza de 95%.