Sebastián Dávalos, hijo de la Presidenta chilena Michelle Bachelet, presentó este viernes a su renuncia a su cargo como director del Área Sociocultural de La Moneda a raíz de la polémica por el millonario crédito otorgado a la sociedad encabezada por su esposa, Natalia Compagnon.

Desde la sede del gobierno chileno, y leyendo un comunicado en el que no aceptó preguntas de la prensa presente, el hijo de la Presidenta pidió perdón y dijo entender el malestar que el hecho pudo haber generado en el gobierno y el daño en la impagen de la Presidencia, por lo que decidió "dar un paso al costado".

Señaló que “quiero referirme a la información publicada por algunos medios de comunicación y deseo dejar en claro que ningún medio se ha puesto en contacto conmigo o con cualquier otro miembro de mi familia”.

Siguió rechazando “categóricamente la publicación de información falsa relativa a supuestos comentarios realizados por mí u otro miembro de mi familia, los cuales perjudican la honra de ésta”, aludiendo al diario La Segunda.

“En tercer lugar deseo poner énfasis en que no he cometido ilícito alguno ni delito funcionario, como algunos medios han sugerido”, lanzó.

Dávalos aseguró que entiende “el malestar que ha generado esta situación y el perjuicio que ha provocado a la Presidenta”, por lo que “no me queda más que pedir humildemente perdón por este amargo momento”.

“Entiendo además que esto para algunos podría no ser suficiente, debido a lo anterior he decidido dar un paso al costado y renunciar a mi cargo”, sentenció.

El hecho se dio tras la serie de abiertas críticas que generó el hecho tanto en el oficialismo como en la oposición. “La situación ha evolucionado lo suficiente como para hacer inescapable que tenga que dejar sus funciones”, dijo tajante este viernes el ex senador Camilo Escalona, una de las pocas voces del oficialismo que ha enfrentado el caso.

En la oposición han sido más duros. El senador Manuel José Ossandón lanzó sin tapujos que “no enfrentar a la prensa, a la opinión pública y a Chile, directamente y dar entrevistas escritas es una cobardía que no tiene nombre”.

En este movido escenario, ayer, jueves, el superintendente de Bancos e Instituciones Financieras, Eric Parrado, aseguró que el organismo “no ha detectado infracciones legales y normativas que pudieran poner en riesgo a los depositantes y la solvencia del banco”, por el crédito de 6.500 millones de pesos que prestó el Banco de Chile a la sociedad de Natalia Compagnon.

* Con información de Nación.cl.