Santiago. Sebastián Dávalos, hijo de la presidenta de Chile Michelle Bachelet, dio a conocer este domingo su renuncia al Partido Socialista (PS), en medio de acusaciones en su contra sobre presunto tráfico de influencias.

"Ante la inquietud que existe entre algunos militantes del Partido Socialista de Chile, los cuestionamientos de los que he sido objeto en las últimas semanas, vengo a presentar mi renuncia voluntaria", afirmó en una carta que también firmó su esposa Natalia Compagnon.  

Dávalos indicó en su mensaje que enfrentará el "difícil momento con tranquilidad. Con esta acción espero que nadie pueda aprovechar las circunstancias para enlodar una historia digna de lucha por Chile y su gente".

Los cuestionamientos públicos y partidistas son porque Dávalos y su esposa gestionaron a través de la empresa Caval de su propiedad, un crédito personal de US$13 millones ante el propietario del Banco de Chile, Andrónico Luksic, el más importante del país.

El préstamo fue aprobado unos días después de la elección de la jefa de Estado y excedió por mucho los US$3.000 que el hijo de Bachelet informó como activos de la empresa familiar.

El dinero del crédito se destinó a un proyecto inmobiliario privado, el cual produjo utilidades a la pareja por unos US$6 millones.

La actuación de Dávalos llevó a la oposición a presentar ante la justicia chilena una acción penal, mientras que el Tribunal Supremo del PS anunció que evaluará la actuación de los ahora ex militantes.

El escánalo llevó también a la renuncia el pasado 13 de febrero de Dávalos como director del área Socio Cultural de la Presidencia, función similar a la de primera Dama.

Bachelet apuntó en su momento el dolor que le produjo la noticia, tanto como "madre" y como "presidenta", cuyo escándalo ha ocasionado una fuerte caída en su popularidad en sondeos de opinión.

El gobierno chileno anunció el pasado 25 de febrero una serie de acciones para regular la actuación de servidores políticos como empresarios.