Abu Dhabi. La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, calificó al hombre que disparó a la congresista de Arizona, Gabrielle Giffords, como un "extremista" y dijo que los pueblos de todo el mundo deberían rechazar las ideologías radicales.

Clinton hizo el comentario durante una visita a los Emiratos Árabes Unidos (EAU) este lunes, en respuesta a una pregunta sobre los ataques del 11 de septiembre de 2001 realizados por Al Qaeda.

En un encuentro, un estudiante le preguntó por qué la opinión estadounidense suele culpar a todo el mundo árabe por los ataques del 11 de septiembre de 2001. Clinton dijo que se debía a malas concepciones y al impacto mediático de la violencia política.

"Tenemos extremistas en mi país. Una maravillosa, increíblemente valiente mujer joven, miembro del Congreso, la congresista Giffords, acaba de ser acribillada por un extremista en nuestro país", dijo.

"Tenemos el mismo tipo de problemas. Por lo que en vez de alejarnos, deberíamos trabajar para intentar evitar que los extremistas en cualquier lugar puedan cometer violencia", sostuvo.

El gobierno estadounidense acusó al supuesto autor de los disparos, de 22 años, de intentar asesinar a Giffords disparándole en la cabeza durante un ataque que dejó seis muertos e hirió a 14 personas en Tucson, Arizona.

El tiroteo alimentó el debate sobre la retórica política extrema en Estados Unidos, luego de una ácida campaña para las elecciones parlamentarias de noviembre.

Clinton, quien señaló que espera que su viaje al Golfo Pérsico ayude a fortalecer el entendimiento mutuo de Estados Unidos y el mundo árabe, dijo que ambas sociedades deberían trabajar para contrarrestar las voces a veces demasiado fuertes en los extremos políticos.

"Los extremistas y sus voces, las voces dementes que a veces llegan a la televisión, eso no es lo que somos, eso no es lo que ustedes son, y lo que tenemos que hacer es traspasarlo y dejar en claro que no representa las ideas y opiniones estadounidenses ni árabes", declaró.