Naciones Unidas. Estados Unidos no tiene problema con la planta nuclear iraní Bushehr construida por Rusia, sino con otros sitios donde se podrían estar llevando a cabo actividades a nivel armamentístico, dijo el martes la secretaria de Estado Hillary Clinton.

"Nuestro problema no es con su reactor en Bushehr, nuestro problema es con complejos como Natanz, su sitio secreto en Qom y otros lugares donde creemos que están conduciendo su programa de armas", señaló Clinton.

Irán comenzó a insertar combustible en el centro de su primera planta nuclear en Bushehr el martes, según informó su jefe de energía atómica, en el avance más reciente en su intento declarado de convertirse en un usuario de energía nuclear civil.

"Escuché algunas coberturas periodísticas que decían 'oh, mi Dios, los iraníes están iniciando su reactor'. Ese no es el tema", dijo Clinton a reporteros en una reunión con el ministro de Relaciones Exteriores austríaco, Michael Spindelegger.

"Tienen derecho a la energía nuclear civil pacífica. No tienen derecho a las armas nucleares", explicó Clinton.

La funcionaria enfatizó que el trabajo ruso en el reactor de agua liviana en Bushehr estaba separado de la prolongada disputa internacional con Teherán por sus ambiciones nucleares.

"Lo que (Irán) está haciendo es lanzar un reactor que tiene -en base a todo lo que sabemos al respecto y todo lo que nos han informado los rusos debido a que han trabajado con los iraníes durante muchos años para construirlo- fines estrictamente pacíficos", aseguró Clinton.

Las autoridades iraníes dijeron que Bushehr era la prueba de que los planes nucleares de la república islámica seguían en marcha a pesar de las sanciones de la ONU, Estados Unidos y la Unión Europea, que buscan forzarlo a detener el enriquecimiento de uranio.

Las potencias occidentales sospechan que Irán está llevando a cabo el proceso para desarrollar bombas atómicas.

Spindelegger dijo que había señales de que Irán estaba dispuesto a sentarse a negociar.

Clinton confirmó que Washington también esperaba que Teherán reanudara el diálogo con Estados Unidos, Francia, Alemania, Rusia y China por una oferta de incentivos a cambio de que el país abandone el enriquecimiento.

La funcionaria aspira a que la jefa de política exterior de la UE, Catherine Ashton, pueda lanzar pronto una "profunda negociación (con Irán) por su programa nuclear" en nombre de la seis potencias.