Filadelfia. La candidata presidencial demócrata Hillary Clinton llevó su campaña a la Casa Blanca a los estados de Pensilvania y Ohio en el "cinturón industrial" del país, pero su visita fue opacada por un recientemente revelado ciberataque en su contra.

Reuters reportó el viernes que la red de computadores utilizada por la campaña de Clinton, que tiene su sede en Brooklyn, fue parte de un ciberataque mayor contra organizaciones políticas demócratas, citando a gente con conocimiento del tema.

Un portavoz de Clinton dijo que un programa de análisis de datos que mantenía el Comité Nacional Demócrata (DNC, por sus siglas en inglés) y que era utilizado por la campaña y otras entidades "fue vulnerado como parte del ciberataque al DNC". Agregó que expertos en ciberseguridad externos no han hallado evidencia de que los sistemas internos hayan sido vulnerados.

El jueves, Reuters informó que el comité de recaudación de fondos para los candidatos demócratas a la Cámara de Representantes de Estados Unidos también fue blanco de un ataque, el segundo incidente de su tipo después de la filtración de correos electrónicos del DNC la semana pasada.

La revelación de los correos electrónicos del DNC provocó un inicio difícil para la convención demócrata, amenazando los esfuerzos por reunificar al partido después de una amarga campaña de primarias.

No obstante, un sondeo Reuters/Ipsos divulgado el viernes mostró que Clinton supera a su rival republicano, Donald Trump, por 6 puntos porcentuales.

Casi un 41 por ciento de los consultados favoreció a Clinton, un 35 por ciento respaldó a Trump y un 25 por ciento eligió la alternativa "Otro", según la nueva consulta online entre el 25 y el 29 de julio a 1.043 posibles votantes, que se superpuso con la Convención Nacional Demócrata en Filadelfia.

Después de presentar una visión optimista del país en su discurso durante la convención demócrata el jueves por la noche, la ex secretaria de Estado y ex primera dama inició una gira de campaña en Ohio y Pensilvania, dos estados en el corazón del país que han sido golpeados por un declive de las manufacturas.

Clinton y su candidato a vicepresidente, el senador Tim Kaine de Virginia, asistieron el viernes a un mitin en Temple University de Filadelfia, visitaron una fábrica en Hatfield y cerraron el día en Harrisburg. Viajarán a Ohio el sábado y domingo.

Clinton probablemente enfrentará un desafío difícil en esos estados del candidato republicano Donald Trump, un magnate inmobiliario de Nueva York que trata de ganar los votos de caucásicos de clases trabajadoras mediante una retórica contra el libre comercio y la inmigración ilegal.

Sondeos de opinión muestran una elección potencialmente reñida en noviembre en Ohio y Pensilvania, estados en los que ganó el presidente demócrata Barack Obama en los comicios de 2012.

Clinton y Trump están virtualmente empatados en Ohio, donde los republicanos realizaron su convención nacional la semana pasada, según un promedio de sondeos de RealClearPolitics. La candidata demócrata tiene una ventaja de 4,4 puntos porcentuales en Pensilvania, mostró el promedio de encuestas recientes en ese sitio web.

Ohio y Pensilvania figuran entre un puñado de estados considerados como decisivos para la elección presidencial estadounidense, dado que no se inclinan mucho ni por demócratas ni por republicanos.