Addis Abeba. La secretaria de Estado estadounidense, Hillary Clinton, instó este lunes a los líderes de Africa a abandonar al libio Muammar Gaddafi y a adoptar reformas democráticas, antes de acortar un viaje por el continente por la presencia de una nube de ceniza volcánica.

Clinton, la primera secretaria de Estado estadounidense en hablar ante los 53 miembros de la Unión Africana, advirtió que otros líderes africanos que se resistan a implementar reformas correrían el riesgo de enfrentar el mismo tipo de protestas pro democracia que han estremecido este año Oriente Medio.

La diplomática estadounidense dijo que "el estatus quo se rompió y las viejas formas de gobernar ya no son aceptables".

"Es cierto que Gaddafi ha jugado un papel importante en ofrecer apoyo financiero a muchas naciones e instituciones de Africa, incluyendo la Unión Africana", dijo Clinton en su discurso en la oficina principal de la organización en la capital etíope Adís Abeba.

"Pero ha quedado claro que hace ya tiempo que pasó el día en que podía seguir en el poder", añadió.

Clinton instó a los países africanos, muchos de ellos con antiguos lazos diplomáticos y financieros con la nación petrolera del norte de Africa, a sumarse a la coalición internacional que exige la dimisión de Gaddafi como una condición para un cese al fuego.

También les pidió que cierren las embajadas libias leales a Gaddafi, expulsen a sus diplomáticos y establezcan relaciones con el Consejo Nacional de Transición basado en la ciudad rebelde de Bengasi, que Washington y sus aliados en Europa y el mundo árabe están promoviendo como un futuro Gobierno de transición.

Poco después del discurso de Clinton ante la UA, sus colaboradores dijeron que sus pilotos le aconsejaron partir de inmediato debido a que una nube de cenizas podía dejarla varada en el Cuerno de Africa.

El Volcán Dubbi de Eritrea hizo erupción en la medianoche del domingo luego de una serie de temblores en la remota y árida región limítrofe con Etiopía, lanzando una columna de cenizas de 13,5 kilómetros al aire, informó el Centro Asesor de Ceniza Volcánica, basado en Francia.

Funcionarios estadounidenses dijeron que la nube de cenizas se dirigía hacia Adís Abeba.

Clinton se reunió con el primer ministro etíope, Meles Zenawi, pero canceló una rueda informativa para llegar a tiempo para encontrarse con delegaciones del sur y el norte de Sudán.

La violencia está en aumento en algunas partes de Sudán, antes de la independencia formal del Sur el 9 de julio. El presidente Omar Hassan al-Bashir aceptó el domingo retirar a las tropas de la disputada región limítrofe de Abyei antes de la secesión, una medida que podría ayudar a aliviar la tensión.

Sin embargo, ambas regiones aún tienen que negociar temas sensibles como el trazado de una frontera común y la división de las regalías del petróleo.

En declaraciones realizadas antes de su llegada a Adís Abeba en una parada en Tanzania, Clinton aseguró que Washington apoya una propuesta de desplegar fuerzas de paz etíopes en la disputada región de Abyei.

"Esperaba pasar un buen rato conversando con usted pero me está persiguiendo un volcán", dijo la diplomática al presidente del sur de Sudán, Salva Kiir.

Su discurso ante la Unión Africana llega al final de una gira por tres países de la región para impulsar los lazos comerciales con Africa y alentar una mejor gobernabilidad política y económica en el continente.