Ámsterdam. Los holandeses esperan elecciones anticipadas luego del fracaso el sábado de las negociaciones sobre el presupuesto, aunque el primer ministro, Mark Rutte, dijo que intentaría alcanzar un acuerdo con el parlamento para mantener la confianza de los mercados.

"Se deben esperar elecciones ahora. Hablaré con el parlamento sobre cómo manejar esta situación", dijo Rutte a los periodistas.

Las negociaciones sobre el presupuesto fracasaron entre el gobierno minoritario formado por los liberales de Rutte y los demócrata-cristianos y el populista Partido de la Libertad del político anti-inmigración Geert Wilders.

Wilders rechazó el paquete de recortes en los presupuestos y pidió que se celebren elecciones anticipadas "tan pronto como sea posible".

"Tenía esperanzas de que sacaríamos algo en claro, pero este paquete es inaceptable para nuestro partido y el país", agregó. "Ha llegado la hora de acudir a los votantes holandeses", insistió.

El desacuerdo sobre los presupuestos, cuyas negociaciones se han prolongado durante semanas para intentar alcanzar un pacto sobre los 14.000-16.000 millones de recorte en las cuentas anuales, ha amenazado la estabilidad del gobierno minoritario.

Las medidas de ajuste son esenciales si Holanda quiere regresar a un nivel de déficit del 3% del PIB, como marca el objetivo de la Unión Europea.