Evidentemente afectado, el Presidente francés Francois Hollande se refirió a los ataques que sacudieron la noche de este viernes varios puntos de París, señalando que "es un horror, un ataque terrorista de una amplitud sin precedentes".

Sin dar detalles del número de víctimas (sólo habló de "decenas de muertos") ni tampoco precisar los puntos que fueron atacados, el Presidente galo comunicó algunas de las medidas que se tomarán de inmediato como la declaración del estado de emergencia en todo el territorio y el cierre de fronteras.

Asimismo, informó la decisión de "movilizar todas las fuerzas posibles" para neutralizar a los terroristas y anunció un reforzamiento de la seguridad en la urbe parisina "para que ningún ataque pueda tener de nuevo lugar".

Hollande tachó a los responsables de "criminales y terroristas" y dedicó palabras de compasión y solidaridad "para las víctimas, para los heridos". "Tenemos que actuar con unidad de cara al terror, Francia debe ser fuerte", expresó.

Evacuado del Stade de France. El mandatario vivió en carne propia la pesadilla porque al momento de las explosiones se encontraba en el estadio Stade de France, en el sector parisino de Saint Denis, presenciando el match amistoso de fútbol entre el seleccionado local y Alemania.

El Presidente francés fue evacuado y trasladado para sostener una reunión de emergencia con el ministro del Interior Bernard Cazeneuve y el primer ministro Manuel Valls y citó a una reunión de gabinete de emergencia.