Puerto Príncipe. Hombres armados interrumpieron el mitin de cierre de campaña en Haití de un carismático candidato presidencial, avivando las tensiones en la víspera de las elecciones de este domingo en un país sacudido por el cólera y la incertidumbre política.

Los seguidores del músico popular Michel Martelly corrieron presas del pánico, junto con el candidato y su familia, cuando ráfagas de disparos interrumpieron la concentración en la ciudad sureña de Les Cayes, a última hora del viernes, afirmaron testigos.

La prensa local reportó al menos una persona muerta y varios heridos en el último episodio de violencia que plaga el turbulento periodo previo a las elecciones presidenciales y legislativas en una empobrecida nación caribeña devastada por el terremoto.

Un policía de Naciones Unidas dijo que el incidente estaba siendo investigado, pero afirmó que no ha confirmado detalles de bajas.

"Michel estaba caminando en medio de una inmensa multitud... cuando una ráfaga de arma automática se dirigió al grupo", dijo la esposa de Martelly, Sophia, al periódico Le Nouvelliste.

En el comando de Martelly, el asistente Antonio Sola afirmó que el candidato, que no resultó herido, fue trasladado de urgencia a su vehículo blindado en el que se puso un chaleco antibalas.

El artista, una estrella de la música kompa dance de Haití, es uno de los candidatos favoritos en un variado campo de 18 candidatos presidenciales. La carrera abierta hace que sea muy probable una segunda vuelta decisiva en el mes de enero.

La votación del domingo en el estado más pobre del hemisferio occidental se enfrenta a una seguridad de enormes proporciones, la salud y los retos de organización, sin mencionar una muy severa epidemia de cólera que ha matado a unas 2.000 personas y está empeorando, según expertos de Naciones Unidas.

En medio de la violencia esporádica, un elemento básico de la política volátil de Haití, la confusión también aparece en varios de los 4 millones de votantes inscritos sobre el lugar donde deben emitir su voto en un país que todavía se está recuperando del terremoto de enero.

Algunos de los actos de violencia se han dirigido a las fuerzas de paz de las Naciones Unidas de Nepal, a quien los manifestantes culpan por traer el cólera a Haití. Las Naciones Unidas dice que no hay pruebas concluyentes que respalde esta acusación.

El gobierno de Haití, la misión de paz de las Naciones Unidas y los observadores internacionales argumentan que es mejor que la elección siga adelante como estaba previsto -a pesar de los muchos desafíos- que arriesgarse a un vacío político caótico por posponerlo.