Tegucigalpa. La Cancillería hondureña afirmó que existen tres puntos de la frontera terrestre con Nicaragua donde hay "incidentes" de demarcación. En dos de ellos hay monumentos dañados y en otro se habla del desvío del cauce del río.

En un comunicado de prensa, la Cancillería expresa que "hay tres sitios (de la frontera) donde han ocurrido algunos incidentes". El ministerio también negó que se quiera mover la línea limítrofe.

"La frontera está demarcada, por lo tanto, está definida a perpetuidad; si hay algunos daños ha sido a los monumentos, pero no se ha cambiado la frontera por ningún punto", dijo Miguel Tosta Apel, jefe de la Comisión de Límites de la Cancillería.

La frontera terrestre fue delimitada y demarcada por una comisión mixta de límites en 1900 y 1901. Los monumentos, que están plenamente identificados con coordenadas geográficas, fueron reavivados entre los años de 1956 y 1964.

Los tres lugares. La frontera terrestre que Honduras comparte con Nicaragua mide unos 966 kilómetros.

El primer hecho que causó "incidentes" ocurrió en octubre de 1998, cuando el huracán Mitch provocó un aluvión en el río Negro, razón por la que el río cambió su cauce.

Adicionalmente quedaron aterrados varios monumentos en 12,5 kilómetros, desde la confluencia del río Guasaule con el río Negro hasta el mojón El Amatillo, ahondó el comunicado de la Cancillería.

"En ese tramo suponemos que están aterrados unos monumentos... se quisieron reconstruir, pero se tenía el problema de que, según la información, se presumía que en esa zona habría minas antitanques, por eso no se trabajo", detalló Tosta Apel.

El segundo lugar donde hay problemas con la monumentación es en la recta de 37 kilómetros que va del mojón El Amatillo a la bahía el Rosario, en el Golfo de Fonseca, en la cual hay 20 monumentos desde El Amatillo hasta la orilla del mar. Entre 2002 y 2003, unas camaroneras hicieron unos rellenos y dañaron los monumentos.

El canciller Mario Canahuati advirtió que estas empresas deberán correr con los gastos de reparación de esos mojones.

El tercer lugar donde hay problemas es en el río Guasaule, donde a inicios de 2009 una compañía constructora de origen tico sacó material del río para hacer sus obras y esto ocasionó que el cauce se desviara hacia Honduras.

La Cancillería afirma que en este lugar los monumentos "no están dañados".

El canciller contó que ya han comenzado los diálogos con las autoridades nicaragüenses para agilizar los trabajos binacionales para reponer y reparar todos los mojones.