El gobierno de Honduras y los maestros alcanzaron este jueves en la noche acuerdos preliminares que estarían favoreciendo en principio a la dirigencia magisterial.

Los resultados serán analizados este día ante un plenario integrado por los titulares de los poderes Ejecutivo y Legislativo y los presidentes de los seis colegios magisteriales.

Las cuatro mesas encargadas de analizar y discutir los ocho puntos de la agenda establecida entre las partes elaboraron por separado propuestas de solución que serán sometidas a discusión hoy en Casa Presidencial.

"Probablemente mañana (este viernes) se suscriba un convenio final con todo el magisterio, las cuatro mesas hemos logrado llegar a consensos, esos consensos han sido trasladados al Presidente de la República y él determinará bajo qué términos se va a firmar el acuerdo final con todas las organizaciones magisteriales", afirmó el diputado German Leitzelar.

Propuestas. En el tema del Estatuto del Docente, la primera mesa plantea la derogación del decreto que desindexa el salario mínimo del régimen económico y reconoce que el gobierno mantiene una deuda con los docentes por la mala aplicación del crecimiento vegetativo y natural a través de la Secretaría de Educación.

Otra de las mesas propone la restitución de las deducciones de las cuotas de aportaciones y préstamos hechas a las organizaciones magisteriales y también plantea dejar sin valor y efecto las medidas aplicadas en base al decreto de emergencia, entre ellas las suspensiones, despidos y sustituciones de docentes faltistas.

En el caso de la reforma educativa, otra de las mesas propuso integrar un foro permanente entre el Poder Ejecutivo, Legislativo, magisterio nacional y connotados profesionales en materia educativa para que trabajen en el tema y se presente una propuesta en 90 días.

Sobre la libertad de los detenidos, otra de las mesas concluyó que en el marco de la legalidad, las normas del debido proceso y respeto de los derechos humanos procurar la libertad definitiva de los maestros y maestras detenidas y procesados por protagonizar actos vandálicos en las calles.

También se propuso una profunda reestructuración al Inprema y la creación de un procedimiento que permita resolver los conflictos económicos y sociales en el sistema educativo, informó el dirigente Edwin Oliva.

Las propuestas establecidas encendieron las alarmas en los padres de familia, quienes lamentaron que los técnicos representantes del gobierno (Ejecutivo y Legislativo) se hayan dejado torcer el brazo por la dirigencia magisterial.

"Nos preocupa que el gobierno, después de haber dado pasos importantes para solucionar de una vez por todas la crisis, al final vaya a ceder ante la dirigencia magisterial", reaccionó sorprendido Andrés Martínez, representante de los padres de familia.