Tegucigalpa. La Secretaría de Relaciones Exteriores de Honduras anunció el cierre de sus embajadas en cinco países de Sudamérica para abrir nueva sedes de atención comercial en India, Singapur, China y Canadá.

El canciller Mario Canahuati, confirmó que las oficinas diplomáticas que serán cerradas son las que se encuentra en Venezuela, Ecuador, Bolivia, Brasil y Argentina, cuyos gobiernos agrupados en la Unión de Naciones de Suramérica (Unasur) se niegan a reconocer a Porfirio Lobo como presidente de Honduras.

El bloque chavista sostiene que "Pepe" Lobo fue electo bajo elecciones convocadas y realizadas bajo el gobierno interino de Roberto Micheletti, quien asumió la presidencia en sustitución de Manuel Zelaya, destituido por el Congreso Nacional por violar la Constitución de Honduras.

Los mandatarios de dichas naciones rechazan el reconocimiento a Lobo, mientras no se garantice el retorno seguro de "Mel" Zelaya a Honduras.

Con el cierre de las embajadas, el gobierno de Honduras concentrará el trabajo en las representaciones de Colombia, Perú y Chile, de manera que sirvan de relación con el resto de naciones sudamericanas.

"No podemos dejar de tener relaciones con América Latina (...) Es mejor tener amigos que enemigos y en este caso el presidente Lobo ha sido muy claro en el sentido de que (Honduras) es un país de paz, es un país que anda buscando más bien establecer relaciones que al final le puedan permitir lograr las alianzas estratégicas", dijo Canahuati.

Debido a la expulsión de algunos embajadores de Honduras en 2009 de países que no reconocían al gobierno, Porfirio Lobo decidió nombrar como embajador recurrente ante los gobiernos de Unasur a Jorge Arturo Reina, ex representante de Honduras ante la Organización de Naciones Unidas (ONU) en el gobierno de Zelaya.