Las primeras bajas de 2012 del gobierno de Porfirio Lobo se concretaron este lunes a primera hora del día.

José Francisco Zelaya y William Chong Wong renunciaron a sus cargos como titulares de Industria y Comercio y de Finanzas, respectivamente.

Zelaya presentó este lunes su renuncia irrevocable como ministro de Industria y Comercio, luego de que se le acusara de autorizar la importación irregular de 14 mil toneladas de arroz  a Honduras.

El político, quien fungía en el cargo desde enero de 2011, rechazó que esté involucrado en el escándalo de corrupción más reciente de la administración de Porfirio Lobo Sosa y aseguró que "a partir de hoy" deja a disposición su cargo.

El ex funcionario afirmó que el "arrozazo" no es un invento del gobernante de Honduras, pues "él lógicamente tiene indicios racionales que en este país entra contrabando a diestra y siniestra".

La renuncia irrevocable de Zelaya fue la primera del día, y fue anunciada en conferencia de prensa cuando se esperaba que el ex funcionario diera informes sobre el “arrozazo III”, denunciado una semana antes por el presidente Porfirio Lobo Sosa en Consejo de Ministros.

Según las declaraciones de Zelaya, las críticas por las polémicas importaciones de arroz que lo señalan por actos irregulares lo obligaron a tomar esta decisión.

Dos horas después, el titular de Finanzas, William Chong Wong, confirmó su dimisión, de la cual se venía hablando desde finales del año pasado.

Además de Chong Wong, también renunció el tesorero de la República, Francisco Cerrato.

El diputado Héctor Guillén, presidente de la comisión de presupuesto I del Congreso Nacional, sustituirá a Chong Wong. Mientras que en Industria y Comercio aún no se ha revelado quién sustituiría a Zelaya.

Obra de los “arrozazos”. Aunque negó estar involucrado en la controvertida importación de más de 14.000 toneladas métrica del grano, que sigue sin resolverse, así como en el contrabando de otras 4.000 toneladas, algo denunciado por el propio mandatario en Consejo de Ministros, Francisco Zelaya reconoció que estos escándalos orillaron su dimisión.

“Lo que a mí me ha dañado mi imagen es irreversible... lo que ya se dijo, lo que cree el pueblo”, dijo al exculparse del “arrozazo” y reiterar que todas las certificaciones son emitidas por la Secretaría de Agricultura y Ganadería (SAG).

“No he sido un empleado permanente del gobierno, he trabajado muy poco con el gobierno acompañando al presidente Lobo precisamente... y en ninguno de mis cargos anteriores he sido señalado en actos irregulares en contra de mi persona, como se ha hecho ahora”, detalló.

El ex ministro indicó que estuvo analizando su renuncia desde el jueves anterior y durante el fin de semana en Olancho, de donde es originario y donde el mandatario participó en un evento.

“Mi renuncia busca generar un ambiente de tranquilidad en el sentido de que si hay algo que deba supervisarse, arbitrarse, se haga sin mi presencia para que no haya interpretaciones de que pudiera influenciar en cualquier investigación”, dijo.

Además, informó que su decisión le fue notificada al presidente Lobo, quien le pidió "que lo pensara, pero hoy lo estoy ratificando aquí".

Francisco Zelaya fue nombrado por Lobo Sosa como ministro de Industria y Comercio en sustitución de Óscar Escalante, luego que se denunciara que éste recibió dádivas de la empresa privada  para remodelar su lujosa oficina.

Escalante fue separado del cargo por haber solicitado 730 mil lempiras (US$37.508) a los empresarios.

Aunque Zelaya no quiere saber nada de la SIC, donde se mantuvo durante un año, sí está interesado en continuar en otra dependencia del Estado, si es que así lo decide su amigo el presidente, a quien conoce desde que eran jóvenes.

Zelaya, ¿libre de culpas? Las contradictorias declaraciones del ex funcionario, abogado de profesión, no aclaran la importación de 4.017,75 toneladas métricas de arroz pilado clasificado y destinado a la merienda escolar.

Pues según dijo, no hubo contrabando, aunque el presidente Lobo Sosa aseguró lo contrario en pleno Consejo de Ministros la semana pasada.

“La prueba está en (la Dirección de) Aduanas, donde se acredita que no entró ese producto porque en ese momento venció... eran 30 días, ese producto no pudo entrar”, indicó este lunes en su última comparecencia como titular de la SIC.

“El presidente no está inventando contrabandos, él lógicamente tiene indicios racionales de que en este país entran contrabandos a diestra y siniestra. Él (presidente Lobo Sosa) no dijo que eran las 4.000 toneladas que aparecen que yo había autorizado en algún momento y que no entraron al país, pero en los medios se dio como que era un acto de corrupción y que ese era el contrabando”, apuntó.

Además fue señalado por su participación en los “arrozazos”, al autorizar las importaciones de 12.000 toneladas el año pasado, otras 14.000 toneladas que no gozan del amparo del Tratado de Libre Comercio (TLC) con EE.UU. y por último la autorización de 4.000 toneladas del grano que aún no se sabe cuál fue su destino final, ya que se descartó que fueran para la merienda escolar.

También se mencionó que Zelaya influenció en temas como el acuerdo 126-2011 que modifica el convenio de la Mesa del Arroz, firmado por el presidente Lobo Sosa y el ex ministro en noviembre del año pasado.

Según los sectores arroceros, el cambio de reglas de este acuerdo originó las polémicas importaciones que tienen en peligro la cosecha de esta temporada.