Tegucigalpa. La Ley para la Intervención de las Telecomunicaciones Privadas, contenida en el decreto 234-2011, entró en vigencia desde este viernes cuando fue publicada en el diario La Gaceta.

Sin embargo, su aplicación será efectiva 20 días después de ser publicada, tal como lo establece en su artículo de la vigencia.

La normativa, que es más conocida como Ley de Escuchas Telefónicas, forma parte de un paquete de medidas aprobadas por el Congreso Nacional para atacar al crimen organizado, sobre todo es una herramienta para investigar a personas sospechosas de cometer delitos del narcotráfico, secuestro, asesinato y terrorismo.

A partir de la vigencia de esta ley, las compañías telefónicas tienen 90 días para registrar e identificar a los propietarios de los diferentes números de teléfonos o SIM, que por cualquier circunstancia no se encuentren registrados.

Finalizado el plazo, las compañías procederán a la cancelación inmediata de aquellos números telefónicos o SIM que no hayan sido registrados.

Conforme al artículo de la ley, se crea la Unidad de Intervención de Comunicaciones (UIC), la cual dependerá de la Dirección Nacional de Investigación e Inteligencia, adscrita al Consejo Nacional de Defensa y Seguridad.