Los cuatro magistrados hondureños destituidos el pasado día 12 por parte del Parlamento demandarán al Estado de Honduras ante un tribunal internacional para lograr su restitución, informó ayer uno de los jueces afectados.

El exmagistrado José Antonio Gutiérrez dijo desde España a la local Radio HRN que en los próximos días acusarán al Estado de Honduras "ante un tribunal internacional", porque la destitución es un "acto que está fuera de todo marco jurídico y constitucional".

"El acto adolece de legitimidad, por lo que debe resolverse a través del pleno de la Corte Suprema, un acto de rectificación honrosa de parte del Parlamento, o lo resolverá un tribunal internacional", subrayó Gutiérrez, quien no precisó ante que instancia internacional presentarán la acusación.

Gutiérrez, junto a Rosalinda Cruz, José Francisco Ruiz y Gustavo Enrique Bustillo, fue destituido el pasado 12 de diciembre por declarar inconstitucionales las pruebas de confianza que practican a agentes y oficiales para depurar la Policía Nacional.

Los destituidos fueron sustituidos por Silvia Trinidad Santos, Germán Vicente García, José Elmer Lizardo y Víctor Manuel Lozano.

Los exmagistrados luchan por "lograr la restitución" a la Sala de lo Constitucional, señaló el exmagistrado Gutiérrez, quien desde el viernes pasado se encuentra en España tras abandonar su país por recibir amenazas de muerte.

Los destituidos esperan que el Parlamento "rectifique de manera honrosa" y los restituya en el cargo nuevamente, añadió Gutiérrez, en declaraciones a HRN.

"A los señores diputados les digo que piensen bien lo que están haciendo, mediten sobre la situación internacional de este problema, por el bien del país y del pueblo hondureño no queremos generar ningún tipo de crispación", enfatizó.

El exmagistrado afirmó que la primera semana de enero de 2013 retornará a Honduras a "ocupar el cargo nuevamente".

"El camino en este momento es buscar una solución interna, que no nos ponga en una situación que nos comprometa frente a la comunidad internacional", subrayó Gutiérrez.

Los destituidos también han enviado una carta a la relatora de Naciones Unidas para la Independencia de los Jueces, Gabriela Knaul, para que atienda "con urgencia" su caso y visite Honduras.

"Le pedimos que se pronuncie de inmediato ante esta gravísima violación" y que "visite Honduras", señala la carta enviada el martes por los magistrados.

Varios sectores sociales rechazan la destitución de los magistrados y aseguran que la salida a esta crisis pasa por la restitución.

Sin embargo, el presidente de Honduras, Porfirio Lobo, afirmó este miércoles que la destitución de los magistrados "está bien hecha".

"No me puede alegar nadie a mí que se le violentó los derechos. El Parlamento tiene el deber de que los que elige (magistrados) cumplan con su deber, y si no cumplen tiene todo el derecho de sacarlos", subrayó el gobernante.