La extradición del primer hondureño a otro Estado es ya un hecho.

El pleno de la Corte Suprema de Justicia (CSJ) resolvió dejar en firme la resolución adoptada por una jueza natural de extraditar a Estados Unidos al hondureño Carlos Arnoldo Lobo, conocido como “El Negro” Lobo.

La sentencia se ejecutó la noche de este jueves, así lo confirmó el presidente Juan Orlando Hernández en un informe especial que brindó acompañado de autoridades del Legislativo, Defensa y de su gabinete.

El gobierno estadounidense presentó, el pasado 25 de febrero, la solicitud de extradición de Lobo, para juzgarlo por dos delitos de narcoactividad. Tras ser capturado en un operativo, el pasado 27 de marzo, una jueza natural inició un proceso y declaró con lugar la petición, que fue apelada por Raúl Suazo, apoderado legal de Lobo.

De forma unánime el pleno rechazó la apelación y ordenó la entrega condicionada del nacional. En respuesta, Suazo interpuso una reposición y al mismo tiempo anunció una casación, como últimos recursos para tratar de frenar la extradición.

El pleno de magistrados se reunió este jueves a partir de las 2:00 pm y en una hora ya tenían una respuesta unánime. “Se ha determinado, por parte del pleno, declarar inadmisible el recurso de reposición”, informó Melvin Duarte, portavoz de la CSJ. Argumentó que el ordenamiento jurídico no contempla la posibilidad de que el pleno deba de pronunciarse sobre el particular. En relación al anuncio de la casación, el pleno lo declaró improcedente, informó.

Se argumentó que el Código de Bustamante, que invocó la defensa, no fue suscrito por EE.UU. En este caso, la solicitud de extradición es entre dos estados, si uno de estos no está sujeto a un tratado internacional, entonces resulta inaplicable. Por consiguiente, la sentencia que ordena la extradición, condicionada, de Lobo a EE.UU. es irreversible. “Se ratifica la extradición de manera unánime, fue notificada y a este día (ayer) es una decisión que se encuentra firme”, sentenció.

Según la resolución, Lobo deberá ser juzgado en el país del norte por delitos cometidos de forma posterior a febrero de 2012, cuando se reformó el artículo 102 constitucional que ordena entregar a otro Estado a un nacional vinculado al crimen organizado.

Ejecución del fallo. Suazo llegó este jueves a la Secretaría de la CSJ, a la altura de las 4:30 de la tarde, para notificarse de la resolución. A eso de las 6:30 de la tarde esta Secretaría entregó el expediente a la jueza natural de extradición, para ejecutar la sentencia.

La jueza natural realizó este jueves a última hora las coordinaciones necesarias para la ejecución de la resolución que ordena entregar a Lobo a los EE.UU. Implicó librar comunicaciones a Seguridad, Defensa, Instituto Nacional Penitenciario, Primer Batallón de Infantería (donde fue recluido) y Cancillería. En el caso de esta última se pidió ejercer una vía diplomática solicitando a la Embajada de Estados Unidos que proporcione el nombre de la persona que recibirá a Lobo.

Gran movilización. Ya alrededor de las 7:30 de la noche fue visible mayor movilización de elementos de la Policía Militar de Orden Público en el Primer Batallón de Infantería. Enseguida un vehículo blindado ingresó a la hermética unidad militar. A las 9:15 de la noche dos vehículos del cuerpo diplomático ingresaron a la unidad militar seguramente transportando a bordo a funcionarios estadounidenses para recibir a Lobo.

Alrededor de las 10:15 de la noche se escucharon dos helicópteros, que 15 minutos más tarde partieron rumbo a la base Palmerola.

Mientras tanto, pobladores de la zona cercana a Palmerola reportaron visualizar las naves y 15 minutos más tarde, es decir, cerca de las 11:00 de la noche, se escuchó la partida de un jet.

Se presume que dicha nave lo trasladó a la ciudad de Miami.

Se prevé que Lobo sea este viernes puesto a la orden del Distrito Sur de la Florida, para enfrentar los cargos que le imputa el gobierno estadounidense. De ser encontrado culpable podría ser condenado a dos cadenas perpetuas. Raúl Suazo, apoderado de Lobo, lució desencajado luego de conocer la resolución que adoptó el Poder Judicial que autorizó la extradición.

Cuestionó que no enfrentó un juicio imparcial, violentándole derechos y garantías a su representado, como el de defensa. Por ello, hace unos días, Suazo denunció el caso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. “Solamente esperamos que se formalice la extradición del señor Carlos Arnoldo Lobo para instar la correspondiente demanda (contra el Estado)”, expresó el defensor. Suazo se trasladó la tarde-noche al Primer Batallón para notificarle a Lobo el fallo, que la extradición era en pocas horas.

El defensor denunció que en los últimos días está siendo objeto de seguimiento por un vehículo del gobierno. La Corte Suprema de Justicia notificó este jueves su sentencia, emitida el pasado viernes, que autoriza la extradición a Estados Unidos del hondureño Carlos Arnoldo Lobo, Lobo es solicitado por Estados Unidos por delitos vinculados al tráfico de drogas.

De ejecutarse la sentencia, sería el primer hondureño en ser extraditado.

Drama familiar. La expectativa creció anoche en el Primer Batallón de Infantería, en el acceso periodistas de medios de comunicación nacionales e internacionales esperaban que la extradición se concretara.

Asimismo, familiares cercanos a Lobo llegaron a visitarlo y al mismo tiempo a despedirse, entre ellos su madre, esposa, hijos, hermanas y primos, fueron horas de drama. La única que pudo ingresar fue Cándida Rosa Lobo, madre de Carlos Lobo, quien no encontraba respuestas.“Si eso es lo que quería el presidente (JOH), qué le vamos a hacer”, dijo.

Ayer Lobo pasó preocupado y triste, por el futuro que le deparaba. “Le di un consejo de madre, que se agarrara de Dios, es el único que lo va a sacar, porque el presidente lo hundió injustamente”, señaló. “Esto es duro. A mi hijo lo vendieron, él lo vendió (refiriéndose a JOH)”, dijo compungida, mientras derramaba lágrimas. “No dejaron que viera a sus hijos por última vez, ni a su hermana”, lamentó, mientras sostenía firmemente una bolsa con termos de comida que le llevó.

Confesó que lo último que le pidió fue que cuidara a sus hijos. Hay un antes y un después de esta extradición El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández y los miembros del Consejo de Seguridad y Defensa confirmaron la noche del jueves, pasados minutos de las 10:00 PM, que el hondureño Carlos Arnoldo "El Negro" Lobo fue entregado al gobierno de Estados Unidos para ser juzgado por delitos ligados al narcotráfico.

A continuación el mensaje textual a la nación:

Ha concluido hoy el proceso de extradición del señor Carlos Arnoldo Lobo, algo inédito en el país pero que marca un nuevo tiempo para la justicia en Honduras. Esta acción obedece al cumplimiento del convenio que para tal fin se ha establecido con Estados Unidos y que define un proceso enmarcado en las garantías que otorga la Constitución de la República.

La decisión tomada implica un parteaguas en la vida del país porque hay un antes y un después de esta extradición. Esto es parte de la reinserción de nuestro país en el mundo y nuestra disposición de trabajar dentro de las reglas de convivencia de las naciones y envía un mensaje muy claro de la voluntad del pueblo y gobierno de Honduras y de todas sus instituciones de luchar frontalmente contra el crimen organizado y el narcotráfico y la violencia en general.

En este caso la justicia hondureña ha actuado garantizando el debido proceso y respetando los autos procesales que la constitución establece para todos los ciudadanos sin distinción alguna. Honduras colabora de manera responsable con la justicia de otros países y en este caso será la justicia de Estados Unidos quien juzgará al acusado. Nuestro país no es el primero que extradita connacionales por crímenes cometidos en otros estados, mismos que han tenido que tomar también este tipo de decisiones, las cuales han constituido elementos muy importantes en la lucha por desarticular el crimen organizado y sus efectos negativos sobre la sociedad.

Estoy convencido que esta decisión va a contribuir a preservar la vida de nuestros compatriotas que han visto amenazas, que han vivido dificultades y que vulneran su integridad por las actividades de la delincuencia internacional. Además estamos enviando un mensaje contundente, no vamos a permitir que la delincuencia siga utilizando nuestro territorio en actividades que laceren al pueblo hondureño.

Desafortunadamente nuestro territorio fue escogido por estas organizaciones criminales como sitio de paso de tráfico de drogas entre el norte y el sur. Este tráfico no solamente hace daño a los países consumidores sino que dejan en nuestro país una estela de muerte, de violencia y desesperación social, familiar, extorsión y expansión de las maras. Estamos combatiendo con todas nuestras fuerzas y medios el crimen organizado y por ello tenemos la autoridad moral de exigir el cumplimiento de responsabilidades compartidas con países productores y países consumidores. Lo que para unos es un problema de salud, para nosotros los centroamericanos, especialmente nosotros los hondureños es un problema de violencia, corrupción y muerte para nuestros niños, jóvenes, mujeres y el pueblo en general. Hoy quiero reconocer el compromiso, patriotismo, profesionalismo y la valentía que han demostrado los operadores de justicia, los fiscales, el Ministerio Público, Las Fuerzas Armadas, la Policía y la Dirección de Investigación e Inteligencia del Estado.

Todos han contribuido a que avancemos en nuestra tarea de recuperar la paz y la tranquilidad del pueblo hondureño.

Compatriotas, estamos avanzando, vamos bien en el combate de la criminalidad y la inseguridad. No nos dejemos impresionar por las protestas y críticas de algunos de los aliados que tiene el crimen organizado en nuestro país. Honduras está cambiando, está cambiando para mejorar, con la ayuda de Dios y el apoyo del pueblo hondureño, recuperaremos la paz y la tranquilidad que es a lo que tenemos derecho. Que Dios nos bendiga a todos, buenas noches.