Tegucigalpa, Honduras. La intención del gobierno de Honduras de crear un ministerio de Justicia y Derechos Humanos comienza a generar discrepancias en la sociedad.

El Poder Ejecutivo envió este viernes al Congreso Nacional el anteproyecto de ley para la formación de esa nueva entidad y de inmediato comenzaron a escucharse voces de defensores y detractores de la iniciativa.

"Tenemos problemas serios de presupuesto, tenemos que fortalecer la fiscalía de la República, al Comisionado de los Derechos Humanos, al Tribunal Superior de Cuentas, y encima estamos creando más instituciones", dijo el diputado del Pinu, Toribio Aguilera.

Consideró que otra repercusión de crear ese ministerio es que podría convertirse en una paralela al Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (Conadeh).

La ministra de la presidencia, María Guillén, indicó que mediante esa nueva secretaría de Estado el gobierno impulsaría políticas de derechos humanos, lo que Aguilera considera que no tiene sentido.

Esos argumentos "me parecen tan débiles, como decir que se necesita una secretaría de Estado para crear políticas o el otro argumento que el Estado comete cosas en contra de los derechos humanos".

Burocracia. Para el analista político, Raúl Pineda Alvarado, la formación de un nuevo ministerio significa violentar el artículo 3 de la Ley General de Administración Pública que prohíbe crear instituciones que tenga funciones que ya desarrollen otras existentes.

"Se está violentado la ley, porque estamos creando un nuevo órgano de la administración centralizada que duplica la función de otro órgano que ya existe y de mayor perfil jerárquico como el Comisionado de Derechos Humanos", opinó.

De igual manera, se contradice la política de austeridad que proclama el presidente Porfirio Lobo Sosa. "Si se crea esta nueva Secretaría se convertiría al gobierno en un minicongreso y donde estamos proliferando en la creación de más burocracia", apuntó.

Miran fantasmas. La ministra asesora en derechos humanos de Casa de Gobierno, Ana Pineda, negó que la nueva secretaría se forme para enfrentar al Conadeh o quitarle poderes.

"Es lógico entender algunos temores, sobre todo con los altoS niveles de polarización que existen en el país y siempre es una situación que nos hace ver fantasmas diciendo cosas que no existen", aseveró.

Pos su lado, la Fiscal de Derechos Humanos, Sandra Ponce, consideró que ese ministerio se convertiría en "la pieza que faltaba en la institucionalidad de promoción y protección de los derechos humanos".

"Estamos ante un órgano que va a promover a priori el respeto de los derechos humanos dentro de todas las instituciones públicas y articular un enfoque basado en derechos, en todas estas políticas que está faltando y que es bastante deficitario".

De igual manera, dijo que esta secretaría ayudaría a fortalecer el trabajo que la Fiscalía hace junto a la ministra de Derechos Humanos, Ana Pineda.

Tanto el Conadeh como la Fiscalía de Derechos Humanos tiene funciones de protección a ese principio y nunca sus labores chocan, por lo que descartó que el ministerio vaya a crear confrontaciones.

"Hay distintos niveles de obligaciones, la obligación de respetar los derechos humanos que corresponde a todas las instituciones públicas, la de garantizar los derechos humanos, y el de la protección que corresponde al sistema de justicia y la promoción de los derechos humanos".

Algunos medios digitales le atribuyen a Sandra Ponce el anunció que Ana Pineda sería la ministra de Derechos Humanos. La información no fue confirmada en virtud que la secretaría no existe más que a nivel de propuesta.