Desde el 27 de enero Honduras experimenta un inusitado giro económico y social que promete responder a las necesidades que actualmente tiene la mayoría de los hondureños.

Esa es la apreciación de varios sectores sobre la administración de gobierno encabezada por el presidente Juan Orlando Hernández, quien cumple sus primeros 100 días al frente de la primera magistratura del país.

Durante este período el gobierno nacionalista puso en marcha fuertes medidas en temas de seguridad, empleo, salud, educación, finanzas, turismo y desarrollo, que han marcado una nutrida agenda que supone el arranque económico y social de la nación.

Hernández asumió la Presidencia de la República el 27 de enero en sustitución de Porfirio Lobo, tras ganar las elecciones generales celebradas en noviembre del año anterior con la participación de más de tres millones de hondureños.

Su labor inició el propio día de la toma de posesión, pues en esta fecha Hernández comenzó su mandato ordenando a las Fuerzas Armadas y la Policía Nacional poner en marcha la Operación Morazán.

Con esta acción, los miembros de los diferentes cuerpos de seguridad se volcaron a las calles a combatir el crimen y la delincuencia, que mantienen amenazada a la población.

Posteriormente, el gobernante impulsó la creación de organismos como la Fuerza Nacional de Seguridad Interinstitucional (Fusina) y conformó una Fuerza Interagencial para hacerle frente al crimen y la violencia.

Violencia. Según el gobierno, las medidas implementadas en materia de seguridad durante los primeros 100 días han comenzado a revertir las cifras de violencia en el país, aunque la percepción es diferente para sectores como la sociedad civil. Además de impulsar una nueva política en materia de seguridad, en sus primeros tres meses el presidente Hernández puso en marcha varios programas orientados a estimular la creación de fuentes de empleo, siendo el más fuerte el programa

Con Chamba Vivís Mejor, con el que se pretende la apertura de al menos 100 mil nuevas fuentes de trabajo. En este período el mandatario materializó además un proceso de reestructuración y reingeniería de la administración pública que contempla el cierre y fusión de varias instituciones para lograr un ahorro de al menos 4.000 millones de lempiras (US$205,5 millones). Asimismo, emprendió una serie de acciones orientadas al saneamiento de las finanzas públicas con el propósito de disminuir el gasto corriente y eficientar el manejo de los recursos para alcanzar un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI), que todavía no llega.

En materia educativa el gobernante recién juramentó a la Comisión Presidencial para la Calidad de Educación, que se encargará de realizar diagnósticos y estudios sobre el sistema educativo en lo que significa el despegue de la tercera reforma educativa en el país.

En el ámbito de la salud ordenó la intervención del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), formuló un nuevo esquema de compra de medicamentos para los hospitales y además ordenó la aplicación de pruebas de confianza a las personas que ocupan cargos directivos en el sistema sanitario público.

En materia social en sus primeros 100 días el presidente Juan Orlando Hernández puso en marcha el programa presidencial Vida Mejor, con el que pretende atender unas 800 mil familias que viven en extrema pobreza en Honduras.

Para fortalecer la economía hondureña, en los primeros 100 días de la actual administración se anunció que mediante la inversión de 80 millones de lempiras se harán estudios para el establecimiento de la primera Zona de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE) en el sur del país, con apoyo de Corea del Sur. Además fue presentada una millonaria cartera de proyectos con la que se pretende reactivar la economía mediante la inversión de unos US$5.000 millones, que significan más de 100 mil millones de lempiras para la creación de nuevos empleos.

Salud y Educación. En los primeros 100 días el Ejecutivo puso en marcha la llamada tercera reforma educativa y juramentó una Comisión Presidencial para la Calidad de la Educación que se encargará de realizar investigaciones sobre el sistema educativo.

El gobierno comenzó a dar los primeros pasos para potenciar la educación técnica mediante el Instituto Nacional de Formación Profesional (Infop) y además anunció el establecimiento del servicio de internet en más de 10 mil centros educativos.

En materia de salud, la actual administración arrancó con la intervención del Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS), la ampliación del fideicomiso para la compra de medicamentos para la red hospitalaria y la sensibilización sobre el riesgo de no combatir el zancudo transmisor del dengue.

En sus primeras acciones en el sector Salud, Hernández ordenó la aplicación de pruebas de confianza a todos los directores y administradores de los hospitales como condicionante para que puedan continuar en sus cargos, a fin de acabar con la corrupción en el sistema.

Seguridad y Defensa. En su primer acto como presidente de la República, durante la ceremonia de toma de posesión, Hernández confirmó la integración de la fuerza TIGRES y ordenó a la Policía y las Fuerzas Armadas iniciar la Operación Morazán. Desde el seno del Consejo Nacional de Defensa y Seguridad se ordenó la creación de la Fuerza Nacional de Seguridad Interinstitucional (Fusina) para supervisar el funcionamiento de los diferentes operadores de justicia y seguridad.

Mediante el Consejo Nacional de Defensa y Seguridad el gobernante anunció la conformación de la Fuerza Interagencial integrada por la Policía Nacional, las Fuerzas Armadas, TIGRES y la Policía Militar, para realizar diversas acciones en materia de seguridad. En los primeros 100 días el Presidente ordenó la intervención de los aeropuertos, los cuales pasaron a manos de la Fuerza Interagencial para garantizar una mayor seguridad.

También obligó a las compañías de telefonía móvil a bloquear la señal en los centros penales del país.

Eeconomía y Finanzas. Hernández inició su mandato con un proceso de reestructuración y reingeniería de la administración pública que contempla el cierre y fusión de varias instituciones para lograr un ahorro de al menos 4.000 millones de lempiras.

El gobierno comenzó la implementación de un plan de saneamiento de las finanzas públicas con el propósito de disminuir el gasto corriente y eficientar el manejo de los recursos para lograr un acuerdo con el Fondo Monetario Internacional (FMI).

En sus primeros 100 días al frente de la Presidencia, el gobernante Hernández logró concertar con diferentes sectores un listado de 273 productos de la canasta básica que quedaron exonerados del pago del 15% del Impuesto sobre Ventas (ISV), el cual fue aprobado por el Congreso Nacional (CN).

En sus primeras ejecutorias, Hernández ordenó un proceso de reingeniería de la Dirección Ejecutiva de Ingresos (DEI) que cuenta con la participación de la Fuerza Interagencial a fin de mejorar los niveles de recaudación y castigar a todos evasores de impuestos.

Turismo. En sus primeros 100 días en la Presidencia el mandatario Juan Orlando Hernández ordenó a la secretaría de Seguridad y al Instituto de Turismo elaborar un esquema que permita llevar a cabo un desarme general en las zonas turísticas.

La Presidencia de la República ordenó a las diferentes instituciones de gobierno, particularmente a la Secretaría de Relaciones Exteriores, iniciar un proceso de promoción de los principales centros turísticos de Honduras.

El presidente Juan Orlando Hernández anunció que antes de que finalice el presente año estará construido el aeropuerto Río Amarillo, en Copán, para incrementar la presencia de turistas en el parque arqueológico de las Ruinas de Copán, catalogadas patrimonio mundial.

La Presidencia de Honduras inició pláticas con las principales empresas de cruceros del mundo a fin de promover los destinos de Honduras. El presidente Hernández anunció, incluso, que se trabaja en la construcción de un puerto de cruceros en las costas hondureñas.

Desarrollo Social. En sus primeros 100 días el presidente Juan Orlando Hernández puso en marcha el programa presidencial Vida Mejor, con el que pretende atender unas 800 mil familias que viven en extrema pobreza en Honduras. Un día después de asumir la Presidencia, Hernández viajó a la comunidad de Pitaya, San Antonio del Norte, La Paz, para firmar la Alianza para el Corredor Seco, para favorecer a unas 275 mil personas que viven en extrema pobreza. Hernández puso en funcionamiento un plan de fortalecimiento del programa Merienda Escolar, mediante el cual más de un millón de niños de escuelas públicas a nivel nacional serán beneficiados con alimentos, incluido el huevo, en los diferentes centros educativos que hay en el país.

En los primeros 100 días la Presidencia ratificó además los beneficios del Bono 10 Mil, que se entrega a las madres de familia solteras de escasos recursos para que puedan enviar a sus hijos a los centros educativos y a revisiones médicas a los centros de salud.

Gobernabilidad. Tras asumir la Presidencia, el mandatario instaló cinco mesas de diálogo en la que participan diferentes sectores de la sociedad para la firma de un Pacto por Honduras, a través del cual se busca encontrar consensos y soluciones. En sus primeros 100 días Hernández encabezó la firma de una carta de entendimiento con la organización alemana Transparencia Internacional (TI), que acompañará los procesos de compras y licitaciones para evitar actos de corrupción.

El Ejecutivo ordenó un proceso de intervención del Injupemp, la dirección de Transporte y la Dirección General de Evaluación y Control Ambiental (DECA), adscrita a la Serna, al igual que confirmó que hará investigaciones en el Instituto Nacional de Geología y Minas (Ingeomin). El presidente de la República presentó en sus primeros 100 días a sus ministros una plataforma de gestión por resultados que obliga a los funcionarios de gobierno a presentar informes mensuales de resultados o de lo contrario serán separados de sus cargos.

Relaciones Internacionales. Un día después de asumir la Presidencia, Hernández viajó a La Habana, Cuba, para participar en la Cumbre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y del Caribe (Celac), donde fue recibido por los gobernantes de la región. Luego de la visita a Cuba, el titular del Poder Ejecutivo declaró normalizadas las relaciones de Honduras con América Latina y el Caribe, al extremo que Cuba, Venezuela y Ecuador anunciaron el envío de embajadores ante el gobierno de Honduras.

En los primeros 100 días, el presidente Hernández ordenó iniciar una depuración del servicio exterior, que pasa por la remoción de unos 180 funcionarios. Además destituyó a ocho cónsules hondureños en Estados Unidos por la emisión de carnes de identificación no autorizados por el gobierno. El gobierno de Honduras anunció acciones orientadas a dar un giro a la política exterior hondureña que pasa por la búsqueda y ampliación de relaciones comerciales con las economías emergentes del mundo, entre estas, China, Rusia, Brasil y otros países de Asia.

Trabajo e Inversión. En sus primeros 100 días el gobernante Juan Orlando Hernández puso en marcha el programa presidencial Con Chamba Vivís Mejor, con el cual pretende crear al menos 100 mil empleos en un período de cuatro años.

Mediante la inversión de 80 millones de lempiras se anunció el inicio de estudios para el establecimiento de la primera Zona de Empleo y Desarrollo Económico (ZEDE) en el sur del país, con apoyo de Corea del Sur, para crear fuentes de empleo. Con la participación del sector privado, el presidente de la República integró el Consejo Nacional de Inversiones, órgano que trabaja en estrategias para atraer la inversión y generar empleos en el país, estimulando de esta manera un mayor desarrollo en la nación.

En los primeros 100 días el gobierno presentó una millonaria cartera de proyectos con la que se pretende reactivar la economía mediante la inversión de unos US$5.000 millones, que significan más de 100 mil millones de lempiras para la creación de nuevos empleos.