Este lunes se reanuda el diálogo entre gobierno y dirigencia magisterial, el cual se interrumpió el viernes 13 de mayo luego de que algunos dirigentes no pudieran entrar a Casa Presidencial, supuestamente por haber llegado en estado de ebriedad.

La reunión quedó fijada para este lunes. El lugar de encuentro sería nuevamente la sede del Poder Ejecutivo; sin embargo, la dirigencia magisterial ha pedido un lugar neutro, precisamente para evitar otra vergüenza como la que vivieron el pasado viernes.

El vicepresidente del Pricphma, Orlando Mejía, aseguró que el ministro de Planificación y representante del Gobierno en las negociaciones, Arturo Corrales indicará si el lugar se cambia o no.

La dirigencia negó una vez más que tres de sus miembros hayan llegado ebrios, ya que solo habían bebido agua.

Por su parte, el presidente del Coprumh, Edgardo Casaña, indicó que la agenda de diálogo sería la misma.

El viernes, los docentes incorporaron una nueva demanda a la agenda, al exigir el retiro de la presidenta de la Comisión Nacional de Bancos y Seguros, Vilma Morales, de la comisión interventora del Inprema.

Entre otros temas, se discutirán asuntos relacionados con el respeto irrestricto del Estatuto del Docente, los procesos judiciales contra varios docentes implicados en actos vandálicos, restitución de las deducciones a las organizaciones magisteriales y las reformas educativas. Curiosamente, ninguno de los puntos indica cómo los niños recuperarán el tiempo perdido en la extensa huelga.