El sistema de impartición de justicia del país tiene hoy una cita histórica.

En manos del juez natural Óscar Fernando Chinchilla está el decidir si anula o no las dos acusaciones por corrupción iniciadas por el Ministerio Público en contra del ex presidente de Honduras, Manuel Zelaya.

A partir de las 9:00 de la mañana iniciará una audiencia convocada por el juez natural para responder a la petición de nulidad de juicios, presentada por los defensores públicos, nombrados de oficio: Anaim Orellana y Crosby Lanza.

Además de los defensores, comparecerán a la audiencia los fiscales contra la Corrupción Leonardo Orellana y Karla Roque, quienes fueron delegados por el fiscal general Luis Rubí, de quien no se descarta que también comparezca a la cita.

Asimismo, fueron convocados los acreditados por la Procuraduría General de la República (PGR), Pedro Escobar y Francisco Peres Burgos.

La convocatoria la giró Chinchilla tras analizar a profundidad los dos voluminosos expedientes que contienen las acusaciones por corrupción. En dicha audiencia el juez natural resolverá primero si admite el escrito de nulidad presentado por la Defensa Pública, explicó el presidente de la Corte Suprema de Justicia (CSJ), Jorge Rivera Avilés.

En caso de admitirlo concederá a los fiscales y defensores que expongan sus argumentos, para dictar una resolución en la misma audiencia.

Argumentos. Los defensores ratificarán en la audiencia la petición de anular las dos acusaciones, sosteniendo que a Zelaya se le violentaron garantías constitucionales.

Cuestionan que la Fiscalía no le informó a Zelaya de las investigaciones, que las acusaciones se interpusieron cuando este se encontraba fuera del país, después del 28 de junio de 2009.

Por su parte, la Fiscalía contra la Corrupción asumirá una posición firme que no existen argumentos para anular la acusación.

Es más, aseveran que el juez Chinchilla debería declarar inadmisible el escrito, ya que no se interpuso en el momento procesal oportuno.

El Código Procesal Penal, en su artículo 167, expone las oportunidades en que la parte perjudicada puede solicitar la nulidad. En ninguno de los cinco numerales expone que se pueda solicitar la nulidad cuando el acusado no fuere habido en los tribunales.

Es decir que debe ser en la primera audiencia, en la inicial, el primer momento procesal en que se puede solicitar. La Fiscalía ejemplifica que la ex ministra de Finanzas, Rebeca Santos, acusada por los mismos hechos, solicitó se le anularan las acusaciones hasta en audiencia inicial.

Expertos en derecho afirman que si el juez natural anula las dos acusaciones crearía un precedente ya que podrían pedir a jueces anular requerimientos fiscales contra imputados que se encuentran prófugos. Además, exponen que el MP no está obligado a informar de las investigaciones, que el acusado puede defenderse en los tribunales.

En todo caso revelan que Zelaya sí tenía conocimiento, ya que conoció de oficios del MP solicitando información del despilfarro.

El fiscal Orellana confía en que el juez natural resolverá conforme a derecho. Los fiscales y procuradores se reunieron ayer para definir una posición conjunta, de solicitar que no se anulen las dos acusaciones.

No hay nulidad: PGR. Por su parte, la PGR sostiene que no existen argumentos para anular las dos acusaciones contra Zelaya. Así lo afirmó recientemente la procuradora general, Ethel Deras.

Uno de los procuradores acreditados, Pedro Escobar, lo confirmó este jueves a El Heraldo.

"Estamos listos para estar presentes en la audiencia, como PGR mantendremos la misma postura, que no se declare la nulidad", recalcó.

Igualmente, sostienen que no se violentaron garantías. "Existen requerimientos debidamente fundamentados, están presentados conforme a ley", aseguró.

La resolución que emita el juez natural puede ser impugnada por la parte que se sienta perjudicada. En la defensa, Fiscalía y la PGR la posición es de apelar dentro del término de tres días, si el fallo afecta a sus intereses.

De llegarse a esta instancia, quien tendrá que ratificar o revocar la decisión de Chinchilla serán los magistrados Marco Zúniga, Rosa Paz y Gustavo Bustillo, nombrados por el pleno para conformar la Corte de Apelaciones.