Tegucigalpa. Honduras no descarta la posibilidad de elevar protesta ante el gobierno de Jamaica por la muerte del capitán de la nave Miss Annat, Harley Benles Echeverría, ocurrida en el Caribe el pasado viernes.

Este pescador era originario de la comunidad de Cauquira, Gracias a Dios, Honduras, y murió a consecuencia de disparos de arma de fuego presuntamente a manos de la Fuerza Naval de Jamaica.

En el hecho también resultaron dos personas heridas, según los informes que maneja el comandante de la Fuerza Naval de Honduras, Juan Pablo Rodríguez.

Al parecer la embarcación hondureña, que realizaba trabajos de pesca, no atendió al llamado de la Naval jamaiquina, por lo que sus integrantes abrieron fuego.

Rodríguez lamentó que el gobierno jamaiquino no ha presentado un informe de lo ocurrido. La cancillería hondureña está a la espera de un documento que solicitó a la Secretaría de Relaciones Exteriores de esa nación.

Protesta. La Naval hondureña entregó este lunes un informe a la cancillería. El documento, de seis páginas, lo recibió la vicecanciller Mireya Arguijo.

Consultada sobre las acciones a tomar por parte del gobierno de Honduras, detalló que esperarán el informe de Jamaica sobre el caso para tener claridad en los hechos.

"No tenemos el informe oficial de las autoridades jamaiquinas de qué fue lo que sucedió, ha habido una aproximación verbal con un funcionario del ministerio de Asuntos Exteriores de Jamaica, quien ha ofrecido rendirnos un informe pormenorizado de los sucesos", amplió la funcionaria.

Sin embargo, dijo que no descarta la posibilidad de elevar una carta protesta contra Jamaica, "si consideramos los elementos hasta ahora obtenidos".

Pero reiteró que en este momento no se cuenta con todos los elementos para elevar una nota de protesta.

Heridos en Jamaica. Todo apunta a que la Fuerza Naval de Jamaica hizo uso excesivo de la fuerza, pues, a criterio del comandante de la Naval hondureña, no había necesidad de repeler la embarcación con disparos.

De acuerdo con las informaciones preliminares que se desprenden desde Jamaica, la embarcación hondureña realizaba faenas de pesca en un lugar llamado Peter Bank, en territorio jamaiquino.

En el barco se transportaban 118 personas, que este lunes volvieron al país después de permanecer detenidas en Jamaica desde el viernes.

Benjamín Oliva, vocero de las Fuerzas Armadas de Honduras, contó que sólo dos personas, las que resultaron heridas en el hecho, se quedaron en Jamaica, pues se recuperan de sus lesiones de bala en un hospital de esa isla.

La vicecanciller consideró que "con el arribo de la embarcación, con el resto de la tripulación, esperamos que este sea otro elemento que nos ayude a esclarecer esta situación".

Echeverría, el capitán del barco asesinado, es el segundo pescador hondureño que muere a manos de una fuerza militar vecina en los últimos dos años.

El año pasado resultó muerto el pescador Víctor Argeñal en el Golfo de Fonseca.

Sus compañeros de viaje denunciaron que a Argeñal lo capturó la Naval de Nicaragua y posteriormente el hondureño apareció con golpes en la cabeza que le produjeron la muerte.

Hasta la fecha esa muerte no se ha esclarecido y las autoridades hondureñas han mostrado poco interés por resolver ese crimen.