Honduras recibirá asistencia de la Organización de Estados Americanos (OEA) para garantizar la aplicación de la recién anunciada Estrategia Nacional Contra las Drogas 2013-2018.

El apoyó fue confirmado ayer durante un encuentro entre miembros de la OEA y representantes del Consejo Nacional Contra el Narcotráfico que encabeza el designado presidencial, Víctor Hugo Barnica.

El organismo se comprometió a desembolsar de manera inmediata la suma de US$80 mil (1.6 millón de lempiras) que servirán para el diseño y posterior implementación de la estrategia para el combate del narcotráfico.

Barnica explicó que la OEA acompañará la formulación de la estrategia y luego su aplicación con la asignación de recursos, la cual se irá incrementando, aunque no especificó en qué porcentajes.

“Todavía nosotros no tenemos los montos porque no sabemos cuánto va a costar la estrategia, pero va a ser una cantidad importante”, manifestó el coordinador del Consejo Nacional Contra el Narcotráfico.

Honduras se ha convertido en los últimos años en uno de los países más golpeados por el narcotráfico a nivel de Centroamérica. De acuerdo con estudios realizados por agencias especializadas, el 89 por ciento de las narcoavionetas procedentes de América del Sur violan impunemente el espacio aéreo de Honduras. 

 “Todo este año vamos a trabajar en la elaboración de todo los pasos que conlleva la estrategia de combate integral al problema del narcotráfico desde el seno de la familia, la comunidad, el sistema educativo hasta a llegar a los últimos niveles que son la represión y el castigo del delito”, sostuvo Barnica.

En el encuentro entre miembros de la OEA y del Consejo Nacional Contra el Narcotráfico participaron miembros de la Policía, del Ministerio Público, Fuerzas Armadas, Procuraduría General de la República (PGR), entre otros.

Honduras debe tener su propio radar. Al menos ocho de cada diez hondureños considera que para defender su soberanía, el Estado de Honduras debe tener su propio radar para evitar que las narco-avionetas violen el espacio aéreo hondureño, revela una encuesta difundida ayer por el estatal Comisionado Nacional de los Derechos Humanos (CONADEH).

La encuesta hecha por la firma Borge y Asociados, a petición del organismo humanitario, sobre una muestra de 840 entrevistas con un nivel de confianza del 95%, también establece que el 73.5% de los hondureños estarían de acuerdo con que se derriben las avionetas que no se quieran identificar y que violan la soberanía hondureña, afirmó en un comunicado el Conadeh.