La nominación de Xiomara Castro de Zelaya como la candidata presidencial por "consenso" del Partido Libertad y Refundación (Libre), que coordina su esposo Manuel Zelaya, ha provocado un debate en el ambiente político.

La ex Primera Dama llegará a las elecciones generales sin haber pasado por una consulta popular interna, aun y cuando el nuevo partido de Zelaya participará en las justas que rectorará el Tribunal Supremo Electoral (TSE), en noviembre del próximo año.

La crítica generalizada se basa en que si la izquierda cuestiona al bipartidismo por su forma de actuar, por su cacicazgo histórico y por mantener un mando vertical a la hora de escoger sus cuadros, debería de dar el ejemplo utilizando un procedimiento distinto en la selección de sus planillas. Sin embargo, Zelaya logró imponer a su esposa como la candidata presidencial de Libre y ahora dice que fue electa por consenso, con el voto unánime de los dirigentes de las cinco corrientes que integran el partido en formación.

Estas corrientes son 28 de Junio, Movimiento Resistencia Progresista (PRP), Pueblo Organizado en Resistencia (POR), Movimiento 5 de Julio y Fuerza de Refundación Popular (FRP).

Todas ellas forman Libre, brazo político del Frente Nacional de Resistencia Popular (FNRP).

Según el acuerdo al que han llegado, Xiomara Castro será la candidata presidencial y en las elecciones primarias se limitará a ver a los precandidatos a diputados y alcaldes disputarse los cargos en una fiera lucha interna.

La elección de Castro ha sido interpretada como "un dedazo", como una imposición al estilo de los partidos tradicionales en la que solo se ha tomado en cuenta la opinión de los líderes de corrientes, no así de los dirigentes regionales, municipales, de las bases y de votos independientes que deseaban ver varias opciones.

Los dirigentes que decidieron llevar a Castro son, entre otros, los exliberales Rasel Tomé, Gloria Oquelí, Eleázar Juárez, Carlos Zelaya y Enrique Flores Lanza.

Además, los miembros de la izquierda radical y recalcitrante de Honduras, Rafael Alegría, Carlos H. Reyes, Juan Barahona, Rafael Barahona y los dirigentes de los colegios magisteriales.

Habría que ver el carácter legal que pueda tener la candidatura presidencial de la ex Primera Dama, pues el Tribunal Supremo Electoral (TSE) deberá emitir una papeleta electoral "especial" para Libre, prescindiendo de la casilla destinada para el cargo de Presidente.

Analistas dan sus puntos de vista

No es más que un acto de autoritarismo

Se trata de un acto de autoritarismo que no le abonará en nada a la ex Primera Dama, Xiomara Castro, según el analista político Raúl Pineda.

Con la elección de una candidatura de dedo "comienzan a evidenciar que no representan actitudes de cambio y renovación como pregonan en sus discursos".

"Si se está pensando en fortalecer un modelo democrático, las únicas candidaturas viables son las que tienen el aval del proceso generoso de las urnas", añadió.

"Es evidente que el liderazgo que capitaliza la señora Castro debe ser confirmado, avalado por un proceso de consulta interna que deje fuera de toda duda". A juicio de Pineda, "actuar de otra manera sería enturbiar y cometer una torpeza en un proceso que debería ser muchísimo más transparente y que pudiera confundirse con acto de autoritarismo, que generalmente ha fracasado en otros países".

Planillas se deben presentar completas

El Tribunal Supremo Electoral (TSE) deberá rechazar la candidatura única de Xiomara Castro porque la ley no lo permite, según Jorge Yllescas, observador político.

"Eso no es permitido por la ley, porque cada movimiento tiene que presentar planillas completas, candidato a la presidencia, a diputados y corporaciones municipales. Por ahí podría haber un problema, porque la ley no contempla que un candidato a la presidencia aparezca en cinco o seis movimientos", dijo Yllescas, miembro de la Unión Cívica Democrática (UCD). A su criterio, la nominación de la ex Primera Dama se ve a todas luces que fue de "a dedo, pero es cosa de ellos, es una cosa muy interna".

"Deben apegarse a la ley y la ley no permite que un candidato vaya en cinco, seis y ocho corrientes. Eso ya queda en manos del Tribunal Electoral, que en el momento que ellos lleguen tendrá que reaccionar y hacer la rectificación".

Proponen continuismo de Manuel Zelaya

Para el exfuncionario de Zelaya y Micheletti, Lucio Izaguirre, la nominación de dedo de Xiomara Castro, como candidata presidencial de Libre, no es consecuente con lo que pregona la izquierda radical de Honduras.

"Esa es la conducta normal de estos movimientos llamados de izquierda a nivel latinoamericano, no creen en el disenso, no creen en la lucha para ser electos, no creen en los consensos, creen en la imposición", dijo. El exdirector de Injupemp considera "lamentable" lo que está ocurriendo en el partido Libertad y Refundación, que coordina el expresidente Zelaya.

"Es lamentable porque hay mucha gente en Honduras que nos ha expresado que a doña Xiomara Castro la ven como un continuismo de parte de Mel". ¿Quién va a seguir gobernando? -se preguntó- "Mel a través de su esposa. Eso no es ni democrático ni correcto. Creemos que lo ideal hubiera sido que dieran una demostración de transparencia".