Tegucigalpa. Honduras podría enviar una carta protesta a Nicaragua por supuestamente ofrecer entrenamiento a ciudadanos hondureños en su país, afirmó este jueves el canciller Mario Canahuati.

El funcionario aclaró que primero deben esperar la información de sustentación que maneja la Secretaría de Seguridad para luego actuar en base al derecho internacional.

El ministro de Seguridad, Óscar Álvarez, declaró este miércoles que "grupos armados irregulares" de hondureños están siendo entrenados en Nicaragua con el propósito de generar desestabilización en la zona del Aguán.

En esa parte del país hay un conflicto por la lucha de tierras entre campesinos y terratenientes, lo que ha generado al menos una veintena de muertes.

Se parará intervención. "Genera preocupación, estamos esperando la información que nos pueda brindar el ministro de Seguridad... y mandar una carta de protesta al país que de alguna forma está teniendo injerencia en nuestra nación", advirtió el Canciller. "Lo mismo vamos hacer con las Naciones Unidas, se pone en alerta a nuestra embajadora Lizzie Flores... pero hay un procedimiento a seguir... primero directamente a Nicaragua, directamente al Sica y directamente a la ONU", explicó respecto al procedimiento.

El Canciller espera que "cualquier intervención que se esté produciendo se pueda parar en el menor tiempo posible".

Una vez que tenga la documentación de respaldo será compartida con cancilleres de países amigos para que estén enterados de lo que está sucediendo.

"Lamento declaraciones". El canciller dijo lamentar las declaraciones ofrecidas por el ministro Álvarez.

En un inicio Canahuati dijo que "lo que sabemos es que hay supuestas informaciones que se están constatando... de la injerencia de ciudadanos nicaragüenses entrenando a no solamente hondureños, sino que de diferentes partes".

"En el caso nuestro, que manejamos la política exterior, conscientes de la forma prudente que hay que hacerlo, estamos esperando la documentación que nos permita establecer el sustento para proceder a las protestas que corresponden", explicó Canahuati.

"Entendemos que los hondureños están inquietos y que esperan la reacción de su gobierno, defendiendo su soberanía, su honor y territorio y lógicamente esto también trae consecuencias internacionales", comentó.

En ese sentido, analizó que "estoy seguro que Nicaragua, si se ha sentido agredido, va elevar esto a los niveles que eventualmente nos está poniendo en desventaja, que no deja de incomodarnos".

El funcionario dijo que este tema es de seguridad nacional y que, por tanto, "debería manejarse con toda la precaución y prudencia... habría que ver las motivaciones que hicieran de que al final se vertieran estos comunicados (por parte de Óscar Álvarez)".

El ministro pidió que "se tiene que manejar con mucho cuidado el tema internacional... no se pueden verter opiniones si no están bien sustentadas y que nos permita tener la garantía de poder actuar responsablemente, yo lamento las declaraciones vertidas el día de hoy, y si él (Álvarez) las dio a conocer me imagino que tiene todo el sustento".