Tegucigalpa. Honduras podría volver en junio a la Organización de Estados Americanos (OEA), pero si antes son anulados los juicios que hay en contra de Manuel Zelaya.

Colombia y, sorpresivamente, Venezuela, se comprometieron este sábado a apoyar el reintegro del país caribeño a la OEA en una inesperada reunión entre el presidente Porfirio Lobo con el venezolano Hugo Chávez y el gobernante colombiano Juan Manuel Santos.

El encuentro se produjo en la ciudad de Cartajena de Indias, Colombia, donde Santos asumió el papel de mediador entre Lobo y Chávez, quien ha mantenido una postura radical en contra de Honduras, igual que la mayoría de países de Sudamérica a raíz de los acontecimientos del 28 de junio de 2009. Ahora el ex militar golpista habla de unidad, armonía e integración.

Se desconocen cuáles habrían sido los motivos para que Chávez aceptara dialogar con Lobo intempestivamente la tarde de este sábado en Colombia y, además, diera un giro radical en su postura frente al gobierno hondureño.

En la reunión, los tres presidentes dialogaron sobre las posibilidades que Honduras vuelva a la OEA en la próxima asamblea que se realizará del 5 al 7 de junio en la ciudad de San Salvador, El Salvador.

El precio para lograr el retorno del país a la OEA sigue siendo la anulación de los juicios por corrupción que se le siguen a “Mel”, quien perdió la presidencia por violar la Constitución y pretender perpetuarse en el poder.

Suspensión de juicios. Así lo reconoció el propio gobernante hondureño a su regreso de Colombia, hasta donde viajó junto al ministro de Planificación y Cooperación Externa, Arturo Corrales.

El canciller Mario Canahuati se encontraba en tierras colombianas desde el pasado jueves, según un comunicado emitido por la Secretaría de Relaciones Exteriores.

“Yo quisiera verlo en este contexto: no es que hay una presión de nadie, lo que sí hay de parte de todos los países amigos de Centroamérica, el Caribe y América del Sur es que nos han pedido que se normalice el tema de los dos juicios del ex presidente Zelaya, porque consideran que eso facilita el ingreso de Honduras a la OEA”, dijo el titular del poder Ejecutivo en una conferencia de prensa a su regreso a Tegucigalpa.

En la reunión, “Pepe” informó al presidente venezolano sobre las gestiones del poder Ejecutivo ante la Corte Suprema de Justicia (CSJ) encaminadas a resolver el tema de los juicios pendientes que existen en contra de “Mel”.

Llamada telefónica. En medio del diálogo, Lobo, Santos y Chávez se comunicaron vía teléfono con el ex presidente Manuel Zelaya, a quien el mandatario hondureño volvió a plantear, frente a los gobernantes sudamericanos, la invitación de que retorne al país. “Mel” se encuentra desde este viernes en Caracas, Venezuela, donde se conoció que tuvo acercamientos con Chávez.

“En la reunión se hizo una llamada al ex presidente Zelaya y platicamos y le externé yo personalmente a él (Zelaya) que regresara a Honduras, que yo tengo un compromiso moral con él y todos los ex presidentes”.

Durante el encuentro, “Pepe” y Chávez también dialogaron sobre el tema del alto precio de los combustibles y de “ir normalizando” las relaciones entre Honduras y Venezuela.

“Ha sido muy satisfactorio para mí participar en esta reunión en la cual ambos presidentes externaron su voluntad: el presidente Santos de seguir apoyando a Honduras y el presidente Chávez de tratar de que pronto podamos normalizar la relación con ellos, incluso nos expresó su voluntad de colaborar con nosotros, sobre todo en estos momentos difíciles con el alto precio de los combustibles”, sostuvo el mandatario hondureño.

“Hablamos con Chávez de que en estos momentos difíciles del tema de los carburantes está el tema Petrocaribe, que es una alternativa muy buena de precios y de condiciones, y además de esto hablamos del tema de los fertilizantes para los productos agrícolas, lo que se está buscando es restablecer las relaciones todos los latinoamericanos sobre el principio de la libre autodeterminación de los pueblos”.

Chávez, quien se constituyó en uno de los principales aliados del ex presidente Zelaya, fue uno de los más grandes críticos de la administración de Roberto Micheletti y de las elecciones en las que Lobo Sosa resultó ganador.

Santos y Chávez anunciaron este sábado, tras la partida de Lobo hacia Tegucigalpa, el inicio de gestiones para lograr que Honduras retorne a la OEA y no descartaron futuros acercamientos entre Honduras, Colombia y Venezuela a nivel de cancilleres.

Chávez únicamente señaló que la reunión con el presidente hondureño ocurrió a iniciativa del mandatario de Colombia y dijo que apoyará el reintegro de Honduras a los diferentes organismos regionales.