Tegucigalpa, Honduras. Por la falta de apoyo y de asignación presupuestal para llevar a cabo la tan esperada depuración policial, habría renunciado a su cargo el titular de la Dirección de Investigación y Evaluación de la Carrera Policial, Óscar Manuel Arita.

Según trascendió la mañana de este miércoles, el funcionario interpuso su renuncia irrevocable aduciendo “problemas estrictamente personales y familiares”.

La Dirección de Investigación y Evaluación de la Carrera Policial fue creada meses atrás en sustitución de la Unidad de Asuntos Internos, luego de conocida la infiltración del crimen organizado en la institución policial.

La salida de Arita de la mencionada dependencia era algo que se esperaba, pues anteriormente se había quejado por la falta de apoyo de parte del gobierno para iniciar con una verdadera depuración policial.

Se espera que la Dirección de Investigación y Evaluación de la Carrera Policial sea ahora coordinada por quien ha sido hasta ahora el director adjunto, Eduardo Villanueva.

Cabe mencionar que son varios los sectores de la sociedad que se han quejado por la lentitud de las autoridades en lo concerniente a la “limpieza” que debe llevarse a cabo en las instituciones de Seguridad.

El asesinato de dos estudiantes universitarios en octubre pasado por parte de policías destapó la olla de corrupción en la Policía Nacional. Alejandro Vargas Castellanos, hijo de la rectora de la UNAH, Julieta Castellanos, y Carlos David Pineda, fueron las víctimas mortales de agentes del cuartel de La Granja en donde operaba una red criminal.