Honduras y El Salvador reanudarán en abril el diálogo para definir un acuerdo sobre el manejo conjunto de la zona no delimitada en el Golfo de Fonseca, luego de varios roces diplomáticos con los que se distanciaron las pláticas.

En una fecha por definir en la primera semana de abril próximo se desarrollara la reunión, según acordaron los cancilleres de Honduras, Arturo Corrales, y el de El Salvador, Hugo Martínez, se informó en un comunicado conjunto.

El comunicado no menciona si Nicaragua, el tercer país con ribera en el Golfo de Fonseca, también será parte de la reanudación de las conversaciones.

Este acuerdo se logró luego de un encuentro bilateral de ambos en la Sede de la Organización de los Estados Americanos (OEA) en la ciudad de Washington, en ocasión del Cuadragésimo Cuara, to Período Extraordinario de Sesiones de la Asamblea General de la OEA.

Tras el acuerdo se dará continuidad a la reunión de cancilleres de Honduras, El Salvador y Nicaragua que se sostuvo el 2 de marzo pasado y en la cual sólo Honduras presentó una propuesta para la administración del Golfo.

En esa fecha, los cancilleres tenían que presentar, además de la propuesta de manejo, un informe sobre el nivel de cumplimiento de la sentencia de la Corte Internacional de Justicia de la Haya de 1992, que ordena que los tres países ribereños tienen que resolver mediante acuerdo la utilización de la bahía.

En diciembre de 2012, los presidentes de Honduras, Porfirio Lobo; el de Nicaragua, Daniel Ortega; y el de El Salvador, Mauricio Funes, acordaron crear una comisión trinacional para resolver el uso de la zona. La comisión está integrada por los cancilleres de las tres naciones.

Incumplimiento. En la sentencia de La Haya se estableció que el área de la bocana y el uso de la zona de mar territorial, zona económica exclusiva y plataforma continental se tenían que resolver mediante una negociación.

El resto del área fue delimitada en el fallo de la siguiente forma: en tierra firme se le concedieron 311 kilómetros cuadrados a Honduras y 134.9 kilómetros cuadrados a El Salvador. Igualmente se fijó dar tres millas náuticas a partir de la línea costera a los tres países ribereños, Honduras El Salvador y Nicaragua.

Honduras, en el presente gobierno, ha pedido en al menos dos oportunidades la intervención de Naciones Unidas para que haya cumplimiento del fallo limítrofe.

Roces. Luego de que Nicaragua y El Salvador no presentaran propuesta de manejo del Golfo, el presidente Porfirio Lobo denunció que pescadores nacionales y embarcaciones de la naval hondureña seguían teniendo problemas para salir al océano Pacífico por la bocana del Golfo.

El mandatario elevó la tensión al decir que “no tengo que levantar los (aviones) F-5 para que me abran paso”.

También acusó que un barco nicaragüense donado por España para cuidado del ecosistema había sido artillado, lo que generaba más incertidumbre.

Al respecto, el presidente de El Salvador, Mauricio Funes, reiteró su buena disposición para dirimir de manera pacífica la situación en el Golfo.

Luego el gobierno de Nicaragua dijo que las pretensiones de Honduras en el Golfo de Fonseca eran falsas.

Honduras preside comisión de la OEA. El canciller de Honduras, Arturo Corrales, fue elegido este viernes en la sesión del organismo presidente de la Comisión General de la Organización de Estados Americanos (OEA), informó la secretaría de Relaciones Exteriores.

Corrales fue electo “por aclamación”, señala la Cancillería en un boletín de prensa que también resalta que el funcionario tendrá la misión de impulsar una agenda de respeto a los derechos humanos en la región.

Cancillería resaltó en la nota de prensa que esta designación es un reconocimiento a los esfuerzos en materia de política exterior del gobierno.