El primero de los tres radares que se usarán para rastrear narcoavionetas en los cielos hondureños ingresó el jueves de la semana pasada, informó este martes el jefe del Estado Mayor Conjunto, Fredy Díaz .

El anuncio lo hizo en una conferencia de prensa en Casa Presidencial tras salir de una reunión del Consejo Nacional de Defensa y Seguridad . “Como soldados nos sentimos felices de que ahora vamos a poder contar con el equipo para poder cumplir con ese mandato de la Constitución de que somos garantes del espacio aéreo”, dijo Díaz.

Un equipo de militares comenzó un entrenamiento especial para poder utilizar este sistema, indicó el jefe castrense.

Este radar, que Díaz categorizó como “mediano”, forma parte de un conjunto de tres equipos de detección que Honduras adquirió a Israel por un monto de 25 millones de dólares, más de 500 millones de lempiras (US$25,4 millones). No indicó cuál será el área de cobertura de este radar ni cuándo llegarán los dos restantes.

Los radares fueron adquiridos con fondos de la Tasa de Seguridad que pagan los hondureños a través de sus transacciones bancarias. Con este equipo ahora se podrá detectar y seguir la ruta de las naves sospechosas de cargar droga que entren al país y poder aplicar una normativa que permite su derribo.

Honduras ocupaba la asistencia radar de Estados Unidos para rastrear aeronaves ilegales, pero la información ha consistido en imágenes de puntos por donde transita una avioneta y no una señal en tiempo real.

Derribo. A inicios del mes pasado entró en vigencia la Ley de Protección de la Soberanía del Espacio Aéreo , que posibilita la neutralización de una aeronave que se niegue a obedecer órdenes para que aterrice por parte de la Fuerza Aérea Hondureña.

Mediante esa legislación, una aeronave sospechosa puede ser interceptada por aviones militares. El objetivo será disuadir al piloto, siguiendo un protocolo de varios pasos, hasta lograr su aterrizaje. En caso de no acatar el llamado, los militares hondureños, previa autorización del alto mando, puede proceder al derribo por violar el espacio aéreo.

El reglamento que especifica los pasos de la intercepción debe estar elaborado 30 días después de la entrada en vigencia de la ley. Díaz indicó que ya existe un plan para usar cualquier pista nacional para despegue de aviones militares que vayan en busca de las narcoavionetas.

“Haremos uso de todas las pistas necesarias, tanto El Aguacate como Puerto Lempira para disponer con todo el equipo para atender el llamado de las señales que se vaya a originar en el radar”, remarcó el militar.

El subsecretario de Estado Antinarcóticos de Estados Unidos, William Brownfield , visitó el país el mes pasado para reunirse con el presidente Juan Orlando Hernández y expresó su reserva de que se derribe una nave.“Algunas declaraciones que recientemente se han presentado en los medios de comunicación no reflejan la naturaleza de las preocupaciones de Estados Unidos referentes a ciertas provisiones supuestamente incluidas en la Ley de Protección de los Espacios Aéreos”, dijo Estados Unidos en un comunicado emitido semanas atrás.

“Las declaraciones vertidas sobre el hecho de que las preocupaciones de Estados Unidos se basan en la posible presencia de personal del Gobierno estadounidense en vuelos vinculados al narcotráfico no son correctas. El Gobierno de Estados Unidos no le ha comunicado al Gobierno de Honduras que esta sea un área de preocupación”, dice el comunicado. El mandatario Hernández replicó días después que el derribo de una aeronave era un “derecho soberano” de Hondura s cuando se tratara de una neutralización de una narcoavioneta.

Estadísticas de muerte. El 20% de la droga que ingresa al país lo hace por vía aérea y el restante 80% se introduce por diferentes medios marítimos.

La droga, principalmente cocaína, procede de Colombia, Ecuador y Venezuela . No obstante, según el Comando Sur, desde 2012 a la fecha se ha registrado una reducción de un 70% de los vuelos de narcoavioentas en Honduras. Esta reducción coincide con los derribos que hizo Honduras meses atrás.

En el primer trimestre de 2014 solo se ha detectado un vuelo sospechoso. Las aeronaves utilizan un sistema denominado transpondedor que emite señales que los radares usados en la aviación civil detectan. Pero los pilotos de las “narcoavionetas” apagan estos dispositivos y por ende no son detectados. No obstante, existen otros radares más sofisticados que normalmente usan los militares y que son capaces de localizar una aeronave que no tenga el transpondedor encendido y estos son los modelos que adquirió el gobierno hondureño.