Tegucigalpa. El ex presidente Manuel Zelaya intentó impedir las elecciones del 29 de noviembre de 2009 en Honduras, según afirmó el presidente Porfirio Lobo Sosa.

El mandatario dijo que tres meses antes de los acontecimientos del 28 de junio de 2009, Zelaya lo llamó y le propuso un "arreglo" para que no hubiese elecciones y poder quedarse en el poder.

"A mí nadie me saca que el hombre se quería quedar, me dijo que nos arregláramos, que no hubiesen elecciones", aseguró el gobernante.

Además, Lobo reiteró que la comunidad internacional demanda la anulación de los juicios que hay en contra de Zelaya para normalizar la situación con Honduras.

El mandatario volvió a atribuir a la Corte Suprema de Justicia la actual situación de Honduras ante la comunidad internacional, la cual se resiste a reintegrar al país a la Organización de Estados Americanos (OEA).

El titular del Ejecutivo volvió a invitar a "Mel" a regresar a Honduras y aseguró que "nadie lo va a enchachar". "He pedido que se quite lo que estorba porque si hay que castigar a uno hay que castigar al otro", sostuvo.

Sobre las reformas al artículo 5 de la Constitución y el tema de la reelección, el presidente dijo que de aprobarse una reelección, ya sea alterna o continúa, no se volvería a postular a la presidencia de la República.

"Al 2017 no creo que esté con ganas todavía, yo fui presidente del Partido Nacional cuando ganó las elecciones el presidente Maduro, fui presidente del Congreso, perdí con Zelaya y en 2009 gané las elecciones, entonces qué más le puedo pedir al pueblo hondureño", subrayó el mandatario.