La Habana. Laura Pollán, líder de la organización Damas de Blanco que agrupa a familiares de ex presos políticos de Cuba liberados en 2010, fue hospitalizada por una insuficiencia respiratoria y su estado es de gravedad, dijeron el sábado fuentes de la disidencia y familiares.

Pollán, de 63 años, se hizo conocida por marchar desde el 2003 por las calles de La Habana junto al grupo de mujeres vestidas de blanco y con gladiolos en las manos para exigir al Gobierno la liberación de sus parientes.

Bertha Soler, otra de las líderes del grupo, dijo por teléfono a Reuters que Pollán fue internada el viernes en la tarde y que en la madrugada del sábado presentó un "déficit de oxígeno" afectada por un virus, lo que llevó a los médicos a conectarla a un aparato de respiración artificial.

"Está reportada de muy grave. En la madrugada (del sábado) tuvieron que entubarla", dijo. "Estamos muy preocupados por ella", afirmó, añadiendo que Pollán tiene también un cuadro de diabetes "descompensada".

El esposo de Pollán, el ex preso político Héctor Maseda, dijo a Reuters que el parte médico del mediodía, el segundo del sábado, indicó que Pollán continúa "muy grave" pero se mostró esperanzado tras conocer que los médicos están a la espera de nuevos resultados que permitirían combatir mejor el virus.

"Hay una esperanza cuando se determine exactamente qué virus es el que la está afectando y qué antibiótico necesita. Los médicos mandaron una muestra para que sea analizada en el IPK (Instituto de Medicina Tropical Pedro Kourí)", dijo Maseda por teléfono a Reuters.

"Teniendo esa información se gana buena parte de esta pelea", agregó desde un hospital en La Habana donde está internada Pollán.

Cuba ofrece cobertura gratuita de Salud Pública a sus ciudadanos.

Maseda dijo que tiene "absoluta confianza" en el equipo de tres o cuatro médicos y otros paramédicos que están asistiendo a su esposa, lo que lo hacer estar "optimista pero realista" a la vez.

Cuba considera a disidentes como Pollán, Soler y Maseda "mercenarios" a sueldo al servicio de su enemigo ideológico Estados Unidos.

A petición de las Damas de Blanco, el cardenal cubano Jaime Ortega solicitó el pasado año al presidente Raúl Castro permitirle mediar a favor de la liberación de medio centenar de presos políticos condenados en el 2003 a penas de entre 6 y 28 años.

El inédito diálogo entre la Iglesia y el Gobierno comunista de la isla llevó a la liberación de decenas de presos políticos, la mayoría de los cuales emigró a España y otros países con sus familiares.

Sólo 12 disidentes de ese grupo decidieron permanecer en la isla, entre ellos Maseda y Angel Moya, el esposo de Soler.

Más temprano el sábado Soler había dicho que Pollán está siendo cubierta con un tratamiento a base de antibióticos para combatir la infección respiratoria de tipo "viral".