Jorge Sola, secretario de prensa la CGT, flanqueado por Pablo Moyano y Omar Plaini, realizó una evaluación del paro en una conferencia de prensa, donde señaló que "la medida de fuerza es contundente más allá de los piquetes, que pertenecen más a partidos políticos que a compañeros que protestan".

Por su pare, el Secretario General adjunto del gremio de los Camioneros, Pablo Moyano, consideró que el paro solo será exitoso "si mañana el Gobierno llama inmediatamente a una mesa de diálogo en serio, y no para la foto". Después, le pidió al ministro de Trabajo, Jorge Triaca, que "en vez de salir a criticar" a la CGT debería llamarlos.

El paro de la CGT por 24 horas se realiza en todo el país, con una modalidad en la Capital Federal, que incluyó piquetes en los principales accesos, que durante la mañana fueron desalojadas por la Gendarmería Nacional, por orden de la ministra de Seguridad Patricia Bullrich.

En las primeras horas del día se realizaron interrupciones en el tránsito -luego despejados- en la Autopista Buenos Aires-La Plata, Panamericana y 197, en el acceso Oeste (altura Hospital Posadas), y en Constituyentes y General Paz.

Respecto del cronograma de servicios públicos, los gremios UTA y Fraternidad anunciaron su adhesión a la medida de fuerza, por lo cual en colectivos, subtes, Premetro y ferrocarriles el paro es total.

El sindicato de peones de taxis, que conduce Omar Viviani, también convocó al paro, aunque algunos taxis están trabajando con normalidad.

La actividad también es nula en aeropuerto Jorge Newbery y el aeropuerto internacional de Ezeiza.

Asimismo, están cerradas las entidades bancarias y las escuelas, ya que los gremios bancario y docentes adhieren al paro.
En los hospitales funcionan las guardias mínimas, mientras que no hay servicio de recolección de residuos.

En tanto, el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires informó que el estacionamiento será libre y gratuito durante toda la jornada para aquellos que quieran trabajar y desplazarse con su vehículo personal.