Caracas. El presidente de Venezuela, Hugo Chávez, hizo este domingo el primer uso de sus nuevos poderes por decreto para crear un fondo por US$2.300 millones para la reconstrucción después de que inundaciones han dejado a más de 130.000 personas sin hogar.

El líder socialista del país sudamericano miembro de la OPEP enfureció a los partidos de oposición y fue criticado como un dictador al asumir los poderes otorgados por 18 meses, lo que le permitirá gobernar por decreto y evitar a la Asamblea.

Chávez ha justificado la medida como necesaria para permitir que el gobierno responda a las recientes lluvias torrenciales que destruyeron casas, puentes y caminos y también dejaron cerca de 40 personas muertas en el país de 29 millones de habitantes.

Pero sus críticos dicen que el presidente ha explotado cínicamente el desastre como una excusa para burlar a los partidos de oposición que asumirán un gran número de escaños -40%- en la próxima Asamblea Nacional que se reunirá el próximo 5 de enero.

"Ellosno hacen nada por el pueblo, y pretender impedirme a mí que no trabaje por el pueblo. (Pero) no van a impedir que trabajemos por y para el pueblo", declaró Chávez respecto a sus críticos mientras anunciaba el decreto para la creación del fondo de reconstrucción.

El Fondo Simón Bolívar, nombrado en honor del héroe de la independencia de Venezuela del Siglo XIX, comenzaría con 10.000 millones de bolívares, o US$2.300 millones en la tasa de cambio media de Venezuela de 4,3 bolívares por dólar, dijo Chávez.

Unos primeros 506 millones de bolívares serían destinados a la construcción de casas en el occidental estado de Zulia, dijo el líder venezolano durante una visita a esa región con el mandatario de Bolivia, Evo Morales.

"Para eso es especialmente la ley Habilitante", dijo respecto a la controvertida ley que le permite gobernar por decretos y que le entregó la Asamblea saliente, que está llena de sus partidarios.

"¿De dónde sacan algunos enloquecidos que es para instalar en Venezuela la dictadura? Allá ellos y su irracionalidad. Han quedado de nuevo al descubierto con su egoísmo y su odio con el pueblo", agregó.

¿Malestar?  Chávez, quien se ha presentado como el heredero de las ideas de Bolívar en Venezuela, pasó la Navidad visitando a los refugiados de las inundaciones e incluso recibió a algunos en el Palacio Presidencial de Miraflores en Caracas.

Luego de conseguir sólo la mitad de la votación para su gobernante Partido Socialista en las elecciones legislativas, Chávez sabe que deberá luchar para ganar la reelección en la carrera presidencial de 2012.

Los partidos de oposición, que se han unido en un movimiento de coalición, han convocado a protestas contra los poderes por decretos en Año Nuevo, y ya se ha registrado algo de violencia en manifestaciones lideradas por estudiantes.

Algunos analistas creen que la oposición concentrará sus esfuerzos en convencer a los votantes de que Chávez se ha vuelto más radical que en lanzar una campaña callejera, pero aún hay temores de que otro período de inestabilidad en el país exportador de petróleo.

"En enero y durante el 2011, las medidas de Chávez para profundizar y radicalizar su revolución podrían llevar a una crisis política y a brotes de malestar civil en una escala similar a los que precedieron a un golpe militar que lo defenestró por 48 horas", dijo el grupo de expertos IHS Global Insight.