Caracas. El presidente Hugo Chávez tenía en julio una ventaja de 12,5 puntos porcentuales en la intención de voto para las elecciones de octubre, aunque su rival Henrique Capriles logró remontar en las preferencias por tercer mes consecutivo, según un sondeo de una respetada encuestadora difundido a Reuters por fuentes.

La intención de voto hacia el presidente Chávez, quien tentará un tercer mandato el 7 de octubre, se mantuvo casi sin cambios desde el mes previo, mientras las preferencias del abanderado único de la oposición crecieron 3,5 puntos.

De los 1.300 entrevistados por la firma local Datanálisis, un 46,8% dijo que votaría por Chávez, mientras que un 34,3% aseguró que lo haría por su rival.

"Encuestas de Datanálisis muestran fortaleza del candidato de la oposición Henrique Capriles con la brecha reduciéndose desde 15,3% a 12,5%", dijo este lunes la firma de análisis financiero Jefferies en una nota a clientes.

Fuentes consultadas por Reuters con acceso a los estudios confirmaron que se trata de la encuesta Omnibus que realizó Datanálisis en hogares entre el 16 de julio y el 9 de agosto, aunque la firma no reveló públicamente los resultados del sondeo.

Casi todas las encuestas que tomaron muestra en julio, el primer mes de campaña, presentan a Chávez sin variaciones significativas, mientras Capriles avanza.

GIS XXI, firma presidida por un ex ministro de Chávez y que realiza la encuesta más amplia, dijo que el presidente retrocedió en casi dos puntos en julio para situarse en 56% de apoyo, mientras que Capriles creció unos siete puntos en el mismo lapso a un 30%.

La cantidad de indecisos, claves en una elección que analistas vislumbran reñida, se volvió a reducir para situarse en 18,8%, desde el 23,1% del mes previo.

Chávez ha ganado por más de 15 puntos todas las elecciones presidenciales en las que se ha medido en los últimos 14 años, pero expertos opinan que luego de los triunfos que ha tenido la oposición -ganó un referendum constitucional en el 2007 y obtuvo poco más de la mitad de los votos en las legislativas del 2010-, estos comicios se decidirán por un margen menor.

El carismático y controversial presidente, que busca conducir al país sudamericano por la senda de un socialismo con sello propio, aún cuenta con una elevada popularidad, en gran medida por una decena de subsidios dirigidos a la gran masa pobre del país petrolero.

Desde julio, cuando arrancó oficialmente la campaña, ambos candidatos han incrementado su presencia en las calles con marchas y concentraciones masivas dejando entrever que aún queda espacio para que ganen terreno.