Caracas. El presidente Hugo Chávez rechazó "categóricamente" este viernes el informe anual de Estados Unidos que vuelve a incluir a Venezuela en una lista de países que no colaboran en la lucha contra el narcotráfico, un tema constante de fricción entre ambos gobiernos.

Washington señaló en el reporte publicado en la víspera que Venezuela, Birmania y Bolivia han "fallado manifiestamente" en cumplir sus obligaciones para combatir los narcóticos, los mismos que aparecieron en esa misma categoría el año pasado

"¿Quién le dio ese derecho (de certificar) al gobierno de Estados Unidos? El primer gobierno que apoya al terrorismo y al narcotráfico es el de Estados Unidos; habría que colocarlo de primerito en la lista", dijo Chávez en un acto transmitido por la televisión estatal.

"Acabo de autorizarle a nuestro canciller (Nicolás Maduro) un comunicado de respuesta a un nuevo atropello del imperio yanqui", agregó.

Estar incluido en ese informe permite al presidente estadounidense, Barack Obama, retirar la ayuda internacional que no esté destinada a combatir el narcotráfico y a fondos humanitarios; sin embargo, se descartaron sanciones.

Chávez suele decir que su país es víctima del narcotráfico porque se encuentra en medio de la ruta entre el mayor productor mundial de cocaína, Colombia, y sus principales mercados, Estados Unidos y Europa.

Sin embargo, Washington denuncia que Venezuela no hace lo suficiente para reducir el tránsito de estupefacientes en su territorio, que se ha convertido en un puente para el transporte de droga a Centro y Norteamérica, así como a países de Africa occidental antes de llegar a Europa.

Asimismo, Chvez reiteró su negativa a la designación de Larry Palmer como embajador de Washington en Caracas, plaza que lleva vacía desde que el mandatario socialista expulsara hace dos años al representante diplomático estadounidense en momentos de alta tensión entre los gobienos.

Durante su proceso de ratificación, Palmer dijo que creía en la presencia de guerrillas colombianas en Venezuela y criticó la influencia cuabana en las Fuerzas Armadas del país petrolero.

"El Gobierno revolucionario que yo dirijo no aceptará la presencia en Venezuela del embajador que ellos pretenden designar en Caracas", dijo visiblemente irritado.

"Que ni se aparezca aquí porque no lo dejaríamos entrar a territorio venezolano. Yanqui go home", agregó ante la algarabía del público reunido en un acto electoral de su Partido Socialista Unido de Venezuela (PSUV).