Caracas. En el marco de las celebraciones del 199º aniversario de la firma del acta de la Independencia de Venezuela, el presidente Hugo Chávez, y su par ecuatoriano, Rafael Correa, encabezaron la ceremonia en que fueron trasladados los restos simbólicos de Manuela Sáenz, compañera de Simón Bolívar, que fueron colocados junto al sepulcro del prócer en Caracas.

En la oportunidad, Correa destacó la figura de la heroína ecuatoriana, señalando que “Manuela nos despierta las conciencias con su ejemplo libertario, nos pone frente a frente de nuestras responsabilidades con la historia. Ella nos dice que no podemos quedarnos en culpar al pasado o al destino, porque el destino los verdaderos revolucionarios tenemos que trazarlo", dijo El Universal.

Explicó que “llegamos con ella a decirle a Bolívar que aquí estamos de pie y no hemos abandonado la pelea", agregando que “seguiremos sumando manos a la causa de la integración hasta que nos veamos como hermanos de una gran nación de naciones, donde podamos ser diversos pero no desiguales".

Por su parte, Hugo Chávez indicó que “Simón y Manuela, los dos son la misma cosa: Pasión, fuego patrio que hoy se convierte en llamarada”.