América Latina tiene el desafío de aprovechar la coyuntura económica que atraviesa para diversificar su carácter productivo y desarrollo de capacidades, afirmó este sábado el presidente de Perú, Ollanta Humala, quien destacó que su país es una plataforma de oportunidades para los inversionistas del mundo.

Durante su intervención en la XXII Cumbre Iberoamericana de Jefes de Estado y de Gobierno, en la ciudad española de Cádiz, manifestó que Europa “es más grande que sus problemas” y tiene abiertas las posibilidades de surgir adelante ante el ciclo negativo de la economía.

“Y América Latina tiene el desafío de no desaprovechar esta coyuntura. Hoy día, el gran reto de América Latina es diversificar su carácter productivo de exportador de materias primas, relanzando un profundo proceso de industrialización y de generación de capacidades a través de la innovación científica y tecnológica”, subrayó.

Según dijo, el crecimiento en el caso peruano, va a hacer que un ciudadano tenga las mismas oportunidades en todo el territorio nacional, tanto en las áreas urbanas como rurales, lo cual es una tarea titánica para el Estado.

Destacó, en ese sentido, que el crecimiento económico del Perú en los últimos diez años permitió triplicar su producto bruto interno.

El jefe de Estado alertó, sin embargo, que ese crecimiento no logrará la generación de bienestar del pueblo si es que no redistribuye la renta nacional, empezando por los sectores más vulnerables y postergados.

“Hoy queremos fortalecer nuestra relación con todos los pueblos de Iberoamérica, que se tome nota que el Perú da atención fundamental y esencial a las transferencias tecnológicas, a la ciencia y la tecnología, en todas sus relaciones económicas y comerciales”, indicó.

En ese sentido, resaltó que el Perú se convierte hoy, gracias al dinamismo de su economía, “en una plataforma de oportunidades para inversiones diversas” en energía, servicio, turismo, infraestructura, entre otros rubros.

De igual manera, puso en relieve que el Estado peruano pone en valor el ambiente, emprendiendo una nueva relación con las actividades extractivas, particularmente mineras, poniendo el valor del agua delante del oro. “Por eso ahora, estamos acuñando la frase de que el tiempo vale agua”, comentó.

“No olvidemos que solos podemos ir rápido, pero juntos vamos a avanzar más lejos”, anotó ante los dignatarios asistentes a la Cumbre Iberoamericana.